ORGULLO ARGENTINO

Sandra Díaz, bióloga argentina, ganó el Princesa de Asturias por estudio sobre cambio climático

La investigadora superior del Conicet en el Instituto Multidisciplinario de Biología Vegetal obtuvo el premio junto a la estadounidense Joanne Chory. Fue presentada como una "referencia científica en el área de la ecología".
Miércoles 5 de junio de 2019

Sandra Díaz, galardonada con el premio Princesa de Asturias

La bióloga cordobesa Sandra Díaz fue galardonada con el premio Princesa de Asturias de Investigación Científica junto a su par estadounidense Joanne Chory, por sus trabajos pioneros relacionados con el cambio climático y la biodiversidad.

 

Su trabajo, desarrollado por separado en sus países respectivos, "las ha situado en la vanguardia de nuevas líneas de investigación con futuras implicaciones destacadas en la lucha contra el cambio climático", indicó el jurado en un comunicado.

 

La investigadora superior del Conicet en el Instituto Multidisciplinario de Biología Vegetal, de 57 años y graduada de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), fue presentada como una "referencia científica en el área de la ecología".

 

Noticias relacionadas

Especializada en Botánica, Díaz participó en el desarrollo de un método que permite cuantificar los beneficios de la biodiversidad de las plantas, así como también ha estudiado cómo la biodiversidad permite combatir el cambio climático global, al favorecer las plantas la captura de carbono atmosférico.

 

En esto, su trabajo enlaza con el de la estadounidense Chory, quien según recordó el jurado ha estado estudiando "el desarrollo de plantas capaces de absorber hasta 20 veces más dióxido de carbono del aire que las normales".

 

Dicho proyecto pionero tiene lugar en el Instituto Salk, en La Jolla (California), donde esta científica de 64 años dirige la Harnessing Plant Initiative.

 

El programa consiste en editar genéticamente esas plantas, de manera que puedan absorber más dióxido de carbono, por lo que según valoró el jurado, "se trata de un proyecto de investigación que lucha contra el calentamiento global y, por tanto, el cambio climático".

 

Antes del anuncio de este miércoles las dos habían acumulado ya numerosos premios: Joanne Chory recibió entre otros el Premio LOreal-Unesco para Mujeres en Ciencia, y Sandra Myrna Díaz el Konex de Platino en Biología y Ecología, entregado por la fundación homónima argentina, y el Bernardo Houssay, otorgado por el Gobierno de su país.

 

Díaz es además miembro electo de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, la Academia de Ciencias de Francia y la británica Royal Society.

 

Las dos biólogas suceden en la lista de premiados en esta categoría al sueco Svante Pääbo, reconocido por su secuenciación del ADN de especies extintas hace miles de años, como el hombre de Neandertal.

 

El de Investigación Científica y Técnica es el séptimo de los ocho premios internacionales Princesa de Asturias, considerados como los Nobel del mundo hispánico.

 

En esta ocasión, competían en la categoría 46 candidaturas procedentes de 23 países.

 

El galardón consiste en una escultura de Joan Miró y una dotación de 50.000 euros (unos 56.000 dólares), además de un diploma y una insignia.

 

Como es costumbre, los premios los entregarán los reyes de España, Felipe y Letizia, en un acto solemne previsto en octubre en Oviedo, capital de la región de Asturias.

 

Hasta ahora, los galardonados este año han sido el director teatral británico Peter Brook en la categoría de Artes, el madrileño Museo del Prado en Humanidades, el matemático e ingeniero estadounidense Salman Khan en Cooperación, la esquiadora norteamericana Lindsey Vonn en Deportes, su compatriota Siri Hustvedt en Letras, y el cubanoestadounidense Alejandro Portes en Ciencias Sociales.

Cambio climático
Sandra Díaz
Princesa de Asturias
SEGÚN UN ESTUDIO

El "ojo" de la tormenta: está en el cambio climático, que aumenta su intensidad

A medida que el calentamiento aumenta, las tormentas serán cada vez más húmedas y ventosas.
Miércoles 14 de noviembre de 2018

Tormenta eléctrica


El cambio climático está incrementando la cantidad de lluvia que los huracanes producen, y a medida que el calentamiento aumenta, las tormentas serán cada vez más húmedas y ventosas, según un nuevo estudio.


Las investigaciones se basan en modelos matemáticos que incluyen millones de horas de un superordenador y muestran que el cambio climático está ya afectando a la intensidad de las tormentas.


"El cambio climático hasta ahora -desde el periodo preindustrial hasta la actualidad- ha contribuido al aumento de las tormentas de los huracanes Katrina, Irma y María en un cinco- diez por ciento", afirmó la autora principal del estudio, Christina Patricola.


"Nuestras simulaciones indicaron también que podemos esperar incluso mayores aumentos en las precipitaciones y vientos más fuertes al final del siglo", señaló a la AFP.

Tormenta eléctrica


Patricola y el coautor del estudio, Michael Wehner, ambos investigadores del departamento norteamericano de Energía del laboratorio Lawrence Berkeley National, comenzaron el estudio por el análisis de tres huracanes: Katrina, Irma y María.


Para ello, usaron lo que Wehner llama "método de atribución de retransmisión" simulando primero el escenario real en el que se produjo la tormenta, y después una tormenta "hipotética" en un mundo sin cambio climático.


Comparando las diferencias entre los dos modelos, los investigadores fueron capaces de determinar qué elementos son consecuencia del cambio climático.
Encontraron que, en las fechas del Katrina, que devastó varias zonas de Estados Unidos en 2005, el cambio climático provocó un aumento de la tormenta de entre un cuatro y un nueve por ciento.


En el caso de Irma -una tormenta inmensamente costosa que llegó en 2017-, el incremento de la lluvia fue del seis por ciento, y en el de María -que devastó Puerto Rico ese mismo año-, el aumento fue del nueve por ciento.


Estos modelos sugieren que el cambio climático aún no había afectado a la velocidad del viento, pero la lluvia puede ser incluso más devastadora, causando inundaciones mortales y enormes daños.

Tormenta eléctrica

- Tormentas más húmedas y ventosas -.


"Creemos que el cambio climático ha aumentado las precipitaciones porque el océano y la atmósfera han comenzado ya a calentarse, lo que supone que puede contener más humedad", afirmó Patricola.


Los investigadores ampliaron posteriormente su estudio y analizaron un total de 15 ciclones tropicales.


Además de comparar las tormentas actuales con la situación preindustrial, han investigado cómo se desarrollarían bajo diferentes escenarios teóricos de cambio climático, incluyendo diversas subidas de temperatura.


La conclusión fue que la lluvia podría incrementarse entre un 15 y un 35 por ciento en el futuro, con velocidades de viento que aumentarían hasta los 25 nudos (unos 45 kilómetros horarios).


El estudio, publicado el jueves en la revista Nature, llega después de una temporada de tormentas muy activa, con huracanes y tifones devastadores.

Tormentas
Ciencia
Clima
Cambio climático
Calentamiento
ALERTA CONTAMINACIÓN

Mauna Loa: cambio climático y estadísticas que alarman

El Observatorio Climático perteneciente a Estados Unidos informó que en junio de este año las emisiones acumuladas de CO2 ya habían superado un 47% al nivel acumulado en los años previos a la revolución industrial.
Sábado 16 de junio de 2018

Cambio climático - Reuters -

(Foto: Reuters/ Cambio climático)

Mauna Loa, como es conocido el Observatorio Climático instalado en Hawaii y administrado por la agencia oficial denominada US National Oceanic and Atmospheric Administration, mide desde hace años y a diario la cantidad de gases contaminantes que rodean el planeta Tierra.


A través de un estudio, informaron que en el mes de junio de este año las emisiones acumuladas de CO2 ya habían ascendido a 412 ppm, es decir, un 47% por encima del nivel acumulado en los años previos a la revolución industrial.


Tal como se desprende de un artículo de Alieto Guadagni publicado en el sitio Infobae, "esto significa que a lo largo de todos los años que dedicamos a discutir internacionalmente cómo disminuiríamos las emisiones globalmente contaminantes, causantes del cambio climático, estas aumentaban año a año".


"Es grave que las emisiones, más allá de las repetidas declaraciones internacionales de corte político, sigan creciendo. Estamos al día de hoy en 412 ppm, pero recordemos que el límite crítico está muy cercano, ya que es apenas 450 ppm, si es que queremos evitar grandes daños en toda la Tierra. Si no abatimos ya el crecimiento de las emisiones contaminantes, llegaríamos al límite crítico de 450 ppm bien pronto: hacia el año 2038", detalló Guadagni.


"Lo preocupante es que las proyecciones energéticas y de emisiones de CO2, basadas en las políticas mundiales vigentes y las propuestas de compromisos de las naciones en el acuerdo de París (1995), indican que no son compatibles con el cumplimiento de este acuerdo, ya que las emisiones anuales de CO2 seguirán creciendo y llegarán a un máximo recién en el año 2040. Esto significaría una agudización de la tendencia al aumento en la temperatura en el planeta, hecho muy grave para la vida en nuestra Tierra", alertó.

 

Según Guadagni, "el panorama no es nada alentador, ya que los Estados Unidos, el segundo contaminador mundial después de China, tiene un presidente que niega el cambio climático y rechaza el acuerdo de París, mientras que la agenda política internacional está concentrada en los grandes conflictos inmediatos del día de hoy. Todo esto hace más difícil concretar las medidas requeridas para defender colectivamente nuestra Tierra".


"En poco tiempo, las mediciones diarias de Mauna Loa serán más importantes para todos nosotros que las cotizaciones financieras del Merval o de Wall Street", explicó, al tiempo que solicitó recapacitar acerca de la necesidad de actuar para preservar la vida en nuestro planeta.

Cambio climático
Estados Unidos