José López - declaración Comodoro Py

El fiscal Guillermo Marijuan solicitó hoy activar una nueva investigación para determinar si José López, el exsecretario de Obras Públicas kirchnerista cometió delito de “defraudación a la administración pública” en la construcción del “Luna Park” de Comodoro Rivadavia, el estadio que el empresario K Cristóbal López jamás terminó.

 

Marijuan elevó su pedido a la jueza María Romilda Servini de Cubría desde la denuncia de la titular de la Oficina Anticorrupción (OA), Laura Alonso, que se basó en un informe de la Secretaría de Planificación Territorial y Coordinación de Obra Pública, a cargo de Fernando Álvarez De Celis, que detalla irregularidades en la construcción del “Estadio del Centenario” como retrasos, sobreprecios y faltantes. Para el organismo de control se trata de un fraude millonario.

 

Además de López también fueron imputados los exintendentes de Comodoro Rivadavia, Raúl Simoncini y Martín Buzzi, y el exsubsecretario de Obras Públicas del Ministerio de Planificación Federal, Abel Fatala; todos acusados de participar de la maniobra fraudulenta.

 

Noticias relacionadas

El proyecto comenzó a gestarse en 2004 tras un acuerdo entre el municipio y la secretaría de Obras Públicas que dirigía López. La obra se proyectó con una inversión total de $30 millones aunque tras 14 años y más de $60 millones invertidos, aún resta construir parte de la tribuna norte y se observan faltantes de pisos, barandas, conexiones eléctricas y el propio techo del escenario. De todos modos, para comprender por qué este edificio se erosiona a la vera del Atlántico Sur hay que remontarse en el tiempo.

 

El 5 de septiembre de 2006 López aprobó el contrato con la municipalidad de Comodoro Rivadavia por un total de $30.054.914 y nueve días después se adjudicó la obra a la Unión Temporal de Empresas (UTE), integrada por Edisud S.A y Torraca Hermanos SRL. Las firmas debían construir un estadio para 10.812 espectadores sentados con las comodidades de un escenario de alta competencia: vestuarios, sanitarios, salas de máquinas y control, palcos vip y cabinas de transmisión para radio y televisión. De acuerdo al convenio, los trabajos debían estar listos en 18 meses, es decir, para abril de 2008. Pero los retrasos no tardaron en llegar.