Abuelos abandonados por su hijo en Rosario

Una pareja de abuelos, de 92 y 86 años fue abandonada en un bar de Rosario durante varias horas por uno de sus hijos, quien les prometió que volvería a buscarlos.

 

Los empleados del lugar alertaron a la Policía y descubrieron que habían sido desalojados por falta de pago del departamento que ocupaban.

 

El hecho ocurrió en el local ubicado en la zona de 27 de Febrero y Corrientes. Allí llegó el matrimonio con su hijo, que los dejó allí que almorzaran y se fue. Hugo, de 92 años, e Hilda de 86 comieron y con el correr de las horas comenzaron a impacientarse porque su hijo que los debía ir a buscar no llegaba.

 

Noticias relacionadas

Los mozos, que presenciaron la secuencia y los veían impacientes, decidieron dar aviso a las autoridades. Los efectivos los llevaron a la comisaría 5ta. y desde allí pudieron localizar a otro de sus hijos, que los fue a buscar a la dependencia policial casi ocho horas después, según consignó el medio local La Capital de Rosario.

 

El encargado del local gastronómico contó que se acercó a ellos para preguntar que pasaba. "Entraron al bar acompañados de una persona más joven, después nos enteramos que era su hijo, se sentaron a una mesa, y se quedaron como a la espera de que iba a volver. Almorzaron y pasaron las horas, pero nadie llegó".

 

"Las chicas que lo atendían se empezaron a preocupar, empezaron a preguntar y dijeron que estaban esperando al hijo, que nunca llegó", agregó el hombre quien aclaró que "entre las pocas pertenencias que tenían no había ningún número de teléfono ni nada". En ese marco aseguró: "Lo único que decían es que estaban esperando al hijo y que estaban de mudanza".

 

El adulto mayor se moviliza ayudado por un bastón y estaban con algunos bolsos, producto de la mudanza improvisada. Los muebles, de acuerdo a lo que contó la mujer, fueron a parar a una guardería.

 

En la dependencia policial, llegó otro hijo de la pareja. "Lamentablemente papá y mamá quedaron en la calle, porque no pudieron sostener el alquiler La Policía me notificó que tenía que venir a buscarlos. Yo estaba en cama, porque estoy en rehabilitación", contó el familiar.

 

En ese marco, detalló: "Mi hermano, de acuerdo a lo que me dijo mi mamá, los dejó en un bar para comer y después no apareció más". También reconoció que tenía conocimiento "muy por encima" de la situación que atravesaban sus padres y su hermano, porque "si bien uno se quiere meter es como que no me dejaron. Algo sabía por la inmobiliaria, porque se comunicaban conmigo. Aparentemente la inmobiliaria dijo basta, hasta acá llegamos, y tuvieron que sacar los muebles y se quedaron en la calle. En algún momento se iban a tener que ir, pero no imaginé que iba a ser ahora, pensé que iban a tener un plazo".

 

Asimismo reconoció que no tiene diálogo con su hermano. Por el momento, y según precisó él mismo, los abuelos se quedarían en su casa.