Supermercado Emilio Luque declaró la quiebra en TucumánEmpleados del supermercado Emilio Luque protestaron en el centro de la ciudad de Tucumán, luego de que la firma declarara su quiebra y argumentara que no puede reponer mercadería ni pagar los sueldos de los trabajadores.

 

Esta cadena de supermercados tiene una sucursal en Catamarca, en la avenida San Martín en la zona de la Chacarita en la Ciudad Capital.

 

También tiene otros negocios en provincias vecinas y entre todas las sucursales, trabajan alrededor de 1.200 empleados.



La protesta de los trabajadores tucumanos se dio en la esquina de 25 de Mayo y San Martín, frente a la Casa de Gobierno de Tucumán. También se manifestaron en la intersección de 24 de Septiembre y 25 de Mayo y, en San Martín y Laprida.

 

Noticias relacionadas

“Estamos en la Casa de Gobierno haciendo una protesta porque hace dos meses tuvimos una promesa por parte del Gobierno de que se iba a resolver la crisis, porque la situación en la empresa hace ocho meses es crítica. Estamos pidiendo que nos asistan para poder seguir trabajando”, manifestó Miguel Zelaya, delegado gremial de la empresa.

 

La empresa está embargada por la AFIP; es siniestro y perverso el sistema que tienen. Hoy le pasa a nivel nacional a muchas empresas y la nuestra no es ajena. Pedimos que como se ayudó a los call centers a través de la Legislatura, que el gobernador nos diga qué plan o proyecto tiene para nosotros. Somos 1.200 empleados y familias, representando a los trabajadores de Catamarca, de Santiago del Estero, de Jujuy y de Salta”, agregó.

 

El gremialista, advirtió que en el marco de esta crisis, los trabajadores están sin cobrar el último sueldo. “Hace cuatro meses tenemos cuotificado el sueldo que lo cobrábamos en cuatro y cinco partes”, informó Zelaya.

 

Dada la tensión en las protestas, el ministro de Seguridad Claudio Maley convocó a delegados para reunirse. En ese contexto, a los pocos minutos de haber comenzado el corte y la quema de cubiertas, acudieron los Bomberos de la Policía de la Provincia para apagar las llamas.

 

Roque Brito, representante del Sindicato de Empleados de Comercio, reclamó lo que calificó como un mal trato de parte de la Policía. “Estamos en nuestro derecho a manifestarnos y repudiamos cualquier intento de represión. Lo hicimos pacíficamente”, apuntó el dirigente.