Femicida y violador prófugos cayeron por pedir vaso de agua en plena fuga	Un detenido por femicidio y otro de violación huyeron durante la madrugada del martes de una comisaría ubicada en la provincia de Chubut. Sin embargo, pese al escape, fueron inmediatamente reconocidos por un puestero, al que le pidieron un vaso de agua y un caballo para continuar con la fuga.

Noticias relacionadas

 

El hombre los reconoció por una foto que se había difundido en los medios y llamó a las autoridades. La libertad no les duró nada y volvieron a caer detenidos.

 

Son Samuel Alcalá, con cargos en su contra por asesinar a su mujer de 17 puñaladas; y David Emanuel Fernández, acusado de abusar sexualmente de su hermana.

 

Los dos eran compañeros de celda en momentos en que esperaban su juicio cuando, en medio de la noche, vieron su oportunidad de escapar. Se fueron por la puerta trasera de la seccional.

 

La policía pudo detenerlos nuevamente el martes cerca de las 18 cuando iban en dirección al Bosque Petrificado. Un puestero había advertido la presencia de los delincuentes.

 

Femicida y violador prófugos cayeron por pedir vaso de agua en plena fuga


Cuando fueron interceptados, Alcalá corría con botas de goma como podía y Fernández lo hacía con unos pesados zapatos de seguridad.

 

El ministro de Gobierno, Federico Massoni, dijo que se abrió un sumario interno para investigar las responsabilidades de los policías que se encontraban a cargo de los presos cuando ocurrió la fuga. En principio, se pasó a disponibilidad a los dos jefes de la seccional pero podría haber más efectivos apartados en las próximas horas.

 


Alcalá está imputado como presunto autor del delito de femicidio de su pareja, Lorena Piedras, y de tentativa de femicidio, contra la hija de la mujer. Cumple prisión preventiva desde el 12 de mayo.

 

Fernández fue detenido el 28 de marzo, acusado por el presunto abuso sexual con acceso carnal, agravado por ser cometido por un hermano, en calidad de autor.