Me encanta mi escote, protesta francesaUna francesa que recibió insultos en la calle por llevar una blusa escotada ha desencadenado una oleada de solidaridad en Twitter de mujeres hartas de que les digan cómo vestirse.


El 18 de junio, @c3celineb, publicó un mensaje acompañado de una foto de ella vistiendo una blusa escotada: "Así que, según un tipo con el que me crucé en la calle hace un rato, este es el escote de una sucia puta". "Mis pechos y yo te mandamos a joder", añadió.


Su mensaje, que recibió más de 4.700 "me gusta" y fue compartido más de 1.000 veces, desencadenó una avalancha de solidaridad.


La comentarista radial Zohra Bitan retuiteó su mensaje y urgió a las mujeres a compartir fotos de sus escotes, con el eslogan "Libertad, igualdad, Escote" (en alusión a la consigna de la Revolución Francesa: Libertad, igualdad, fraternidad) y acompañado de la etiqueta #JeKiffeMonDécolleté" (me encanta mi escote).


Desde entonces, cientos de mujeres han respondido a la consigna para reivindicar su derecho a vestirse libremente sin que por ello sean acosadas en la calle.


"#JeKiffeMonDécolleté porque soy una mujer libre, porque nuestras abuelas lucharon por nuestra libertad", escribió una usuaria identificada como Marie DAnge, con una foto de ella con una camiseta roja escotada.


"Mis senos y yo vencimos al cáncer, y no lo hicimos para tener problemas", dijo por su parte otra usuaria, que se hace llamar FeeNeante.

Noticias relacionadas


La batalla del escote es el último ejemplo de una tendencia en Twitter que cobró fuerza desde la irrupción del movimiento #MeToo, en octubre de 2017, tras las revelaciones sobre el productor estadounidense Harvey Weinstein, para denunciar el acoso, tanto en el trabajo como en la calle.


En julio de 2018, una estudiante francesa de 22 años, Marie Laguerre, publicó en las redes sociales un video de un hombre que la abofeteó en plena calle en París, en un video que se hizo viral. Esta agresión se convirtió en un símbolo del acoso y agresiones que sufren a diario las mujeres.


Desde 2018 Francia cuenta con una ley contra el acoso callejero pasible de una fuerte multa.