Mujer asesinada por ex pareja en Lincoln, femicidio, muerte, Lincoln, policiales

La fiesta se daba con toda normalidad en el Centro de Jubilados y Pensionados “Doctora Sola”, en la ciudad bonaerense de Lincoln. Como siempre sucedía, había gente y parejas de la zona cercana y nada parecía estar fuera de lugar.

 

Sin embargo, no era así y todo terminó en tragedia: un hombre sacó un arma, le disparó a su ex novia y posteriormente se suicidó.

 

La víctima de femicidio es Mabel Gauna, de 63 años de edad, domiciliada en Juan Bautista Alberdi. El autor del femicidio es Oscar Rubén Otero (61), oriundo de la localidad de General Pinto.

 

Noticias relacionadas

Todo sucedió cerca de la medianoche del domingo en el local ubicado en la avenida Menarvino.

 

Otero se acercó a Gauna, mientras se daba la actuación de un grupo de cumbia, cuando sacó un revólver calibre 22 y mató a la mujer de un disparo en la cabeza.

 

De inmediato, se pegó un tiro y falleció un rato después. En el centro de jubilados había cerca de 300 personas, que no daban crédito al horror del que había sido testigos.

 

La pareja había mantenido una relación de un año, hasta que todo culminó abruptamente hace aproximadamente un mes.

 

"Pensé que era un loco que había empezado a matar gente", dijo Juan Pablo Masciulli, líder de la banda de cumbia "Juan Pablo y sus Picaflores", de Chacabuco, que estaba allí en el momento de la tragedia.

 

El músico siguió con su relato: "Nuestro espectáculo está dividido en cuatro partes. Arranqué la tercera a las doce menos cuarto, habíamos hecho tres temas cuando escuchamos un estampido, en la zona de la cantina. Creí que era el típico ruido de una bandeja que se le cae al piso a un mozo, pero enseguida se escucharon dos detonaciones más".

 

Masciulli también manifestó que "la gente empezó a correr, a los gritos, así que nos fuimos para las puertas de emergencia".

 

De acuerdo a lo dicho por varios testigos, el femicida había llegado en remís al baile, desde General Pinto, situada a poco más de 30 kilómetros. En medio de la noche, se volvió a su casa. "¿Me llevás hasta Pinto que tengo me olvidé la medicación?", le dijo a un remisero. La "medicación", en realidad, era el revólver con el que cometería el crimen y luego se suicidaría.

 

En el lugar del hecho trabajó la Policía de Lincoln y la fiscalía en turno.