Jair Bolsonaro (Reuters)

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, calificó de "inaceptable" el caso del militar detenido en un aeropuerto de España con 39 kilos de cocaína y que formaba parte de la tripulación de apoyo en su viaje a Japón para participar en la cumbre del G20.

 

Bolsonaro, que se encuentra de camino hacia Asia, se pronunció nuevamente sobre la detención vía Twitter, durante una escala del viaje. "Exigí investigación inmediata y castigo severo al responsable por el material estupefaciente encontrado en el avión de la FAB (Fuerza Aérea Brasileña)", tuiteó.

Noticias relacionadas

A lo largo del día, las autoridades discreparon sobre la participación o no del militar en la comitiva presidencial.

 

Bolsonaro negó en Twitter que el militar detenido en España formase parte de su equipo, después de que el vicepresidente Hamilton Mourao afirmara que el sargento de la aeronáutica debía sumarse a la comitiva presidencial en una escala en el aeropuerto de Sevilla, al regreso de Japón.

 

En todo caso, tras el incidente, Bolsonaro modificó su ruta de vuelo de ida y en vez de realizar la escala en Sevilla, como estaba previsto, aterrizó en Lisboa, Portugal, informó más temprano la asesoría de comunicación del Planalto.

 

La FAB anunció la apertura de una investigación policial militar y dijo que reforzarán las medidas de control para prevenir este tipo de ilícitos que "son adoptadas regularmente".

 

El militar brasileño llevaba solo droga en su maleta, informó la Guardia Civil de Sevilla. En total las autoridades encontraron el martes 39 kilos de cocaína distribuidos en 37 tabletas.

 

Un portavoz del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía indicó que el militar pasó a disposición judicial y que un juzgado decretó en su contra "prisión provisional, comunicada y sin fianza por un presunto delito contra la salud pública".

 

"Es obvio por la cantidad de drogas que estaba llevando, que no la compró en la esquina y la llevó. Estaba trabajando como mula, como mula calificada, digamos así", dijo más temprano Mourao, presidente en ejercicio durante la ausencia de Bolsonaro, a los periodistas en las afueras del palacio de gobierno.