Rogelio Pagano - María Eugenia Vidal

La firma DESA, la dueña de EDELAP desde hace tres años, es controlada por el empresario Rogelio Pagano un experto en finanzas que comenzó trabajando en el negocio inmobiliario junto a Eduardo Elsztain, el dueño de IRSA.

 

Edelap se encarga de la distribución de electricidad, la misma que dejó sin luz durante varios días un tercio del territorio de La Plata y alrededores, alcanzando en el peor momento del apagón a casi 100 mil hogares y comercios.

 

Durante la administración bonaerense de María Eugenia Vidal, Pagano ha constituido un monopolio privado de la luz en la Provincia de Buenos Aires ya que posee el control de las cuatro principales distribuidoras de electricidad que involucra a una población total de 5,1 millones de habitantes.

 

Noticias relacionadas

Pagano controla la luz de Buenos Aires con Eden (norte y centro), Edea (Costa Atlántica y centro), Edes (sur) y Edelap (La Plata y alrededores), conformando un monopolio privado de la distribución de la luz en la provincia e incorporó a Edesa, la distribuidora de luz de Salta.

 

En 2005, el Grupo Dolphin compró la distribuidora eléctrica Edenor, que abarca la zona norte del Gran Buenos Aires, y nombró a cargo de las finanzas a Pagano. El CEO era Alejandro Macfarlane, al que después le compró EDELAP.

 


Asociado con el empresario venezolano Miguel Martínez Mendoza, en abril de 2012, le compró a Edenor la distribuidora eléctrica de Salta (Edesa), por 23 millones de dólares. En ese momento, Pagano trabajaba en Edenor.

 

Un año después, en febrero de 2013, otra vez Edenor les vendió por 80 millones de dólares la distribuidora eléctrica del norte de la provincia de Buenos Aires (Eden).

 

En agosto de 2014, Pagano se independizó de Martínez Mendoza e inscribió en el Registro Público de Comercio la empresa Desarrolladora Energética SA (DESA). En mayo de 2016, realizó su primera operación grande, le compra a Martínez Mendoza su participación en Edesa (Salta), Eden y Edes. La operación se realizó por un total de 300 millones de dólares, con financiamiento del banco de inversión UBS y del fondo de inversión norteamericano Carval.

 

El 27 de mayo de 2016 se quedó con el 90 por ciento de las acciones de Eden (norte y centro) y de Edes (sur), para completar casi el ciento por ciento el 3 de octubre de 2017 cuando adquirió las acciones del programa de participación del personal.


En julio de 2017 consiguió un crédito de bancos internacionales por unos 470 millones de dólares. El préstamo tiene un plazo de 3 años a una tasa de interés del 9,50 por ciento anual, con garantía de las acciones de las empresas de control de DESA.

 

El área de concesión de Edelap alcanza a 5780 kilómetros cuadrados y tiene 366.329 usuarios. De acuerdo al balance anual 2018 de DESA, la inversión destinada a Edelap sumó 954 millones de pesos (en el propio balance de Edelap aparece una diferencia llamativa, puesto que figura que las inversiones fueron menores, de 720 millones de pesos). La ganancia de Edelap del año pasado fue de 1576 millones de pesos, superior a los 1238 millones de pesos de 2017.

 

El último balance anual presentado en la Bolsa de Comercio exhibe en toda dimensión el impacto de la megadevaluación en el cuadro de resultados de DESA. En 2017, el saldo final había sido una ganancia de 3870 millones de pesos, que se revirtió a una pérdida de 1983 millones de pesos el año pasado. Ese cambio de signo se explica por el muy fuerte aumento de los costos financieros, que treparon a 7259 millones de pesos por la diferencia cambiaria, puesto que gran parte de la deuda utilizada para construir el monopolio privado de electricidad bonaerense está nominada en dólares.

 

El aumento de tarifas durante el gobierno de Vidal ayudaron para que Pagano, a través de DESA, empezara a desplegar una sostenida política de adquisición de empresas de distribución eléctrica. Los aumentos en las tarifas residenciales superan el 1000 por ciento.


Con Eden, Edea, Edes y Edelap, Pagano concentra el 58,8 por ciento de los usuarios de energía eléctrica y el 65,2 por ciento de la energía distribuida de la provincia de Buenos Aires.

 

Un informe del Observatorio de la Energía, Tecnología e Infraestructura para el Desarrollo (Oetec) detalla que, en el primer cuatrimestre de 2019, la demanda de electricidad para el área de concesión de Edelap de todas las categorías tarifarias retrocedió 2,9 por ciento respecto a igual período del año pasado. Es el peor desempeño desde 2013 y es 5,0 por ciento menor a la de 2016. La demanda de este año apenas creció en relación a la de 2015. El estudio de Oetec afirma que “pese a que la estructura de Edelap tiene mucha menor exigencia que hace varios años igual se produjo el colapso del apagón”.