Huawei - ReutersREUTERS

Estados Unidos y China acordaron reanudar negociaciones comerciales y Washington se convino en no imponer más aranceles a las exportaciones chinas, lo que apuntó a una tregua en la guerra comercial entre las dos mayores economías del mundo.

 

Al comentar la disputa sobre los negocios de la empresa china Huawei, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que las firmas estadounidenses podrán vender componentes al mayor fabricante de equipos de redes de telecomunicaciones del mundo porque no suponía un problema de seguridad nacional.

 

La tregua ofreció un respiro en una disputa comercial de casi un año, en la que ambos países han impuesto aranceles el uno al otro con un costo de miles de millones de dólares por la interrupción de líneas mundiales de fabricación y suministro y la tensión en los mercados globales.

 

Noticias relacionadas

"Retomaremos y veremos qué sucede", dijo Trump a periodistas después de una reunión de 80 minutos con el presidente chino Xi Jinping durante la cumbre de líderes del Grupo de las 20 (G20) principales economías, en Osaka en Japón.

 

"Las empresas estadounidenses pueden vender su equipamiento a Huawei", dijo Donald Trump en una rueda de prensa al final de la cumbre del G20 en Osaka.

 

"Estamos hablando de equipamiento que no suponga un gran problema para la seguridad nacional", indicó.

 

Se trata de un desbloqueo supeditado a un futuro acuerdo. Una prórroga hasta el 19 de agosto, fecha a partir de la cual sí se haría efectivo el bloqueo comercial que finalmente acaba de levantar Trump con sus palabras. Pese a que el negocio de Huawei vuelve a la normalidad, sus ventas se erosionaron en las primeras semanas tras el anuncio del bloqueo estadounidense.

 

Estados Unidos amenaza a la compañía china de poner a Huawei en una "lista negra" de empresas a las que está prohibido venderles tecnología estadounidense, excepto en caso de autorización especial, por razones de seguridad nacional.

 

Esta amenaza que lanzó en mayo la administración Trump -que acusa a Huawei de espiar a favor de Pekín, lo que el grupo desmiente- ha sido de momento suspendida tres meses, hasta mediados de agosto.

 

Un portavoz de Huawei contactado por la AFP no quiso comentar las declaraciones de Trump.

 

El presidente estadounidense y su homólogo Xi Jinping acordaron este sábado una tregua en su conflicto comercial y tecnológico y Washington se comprometió a suspender su amenaza de imponer nuevos aranceles a las importaciones chinas.

 

Las dos partes acordaron retomar las negociaciones para llegar a un gran acuerdo comercial, pero sin dar un calendario ni los detalles de las eventuales concesiones que permitieron retomar el diálogo.

 

Las grandes ambiciones tecnológicas de China deberían ser una parte importante de las futuras negociaciones.