GUERRA COMERCIAL

Los beneficios de Huawei tras tregua de Donald Trump y Xi Jinping

La compañía china estaba imposibiltada desde mayo para negociar con sus socios estratégicos en el mercado de los dispositivos móviles.
Domingo 30 de junio de 2019

Huawei - ReutersREUTERS

Estados Unidos y China acordaron reanudar negociaciones comerciales y Washington se convino en no imponer más aranceles a las exportaciones chinas, lo que apuntó a una tregua en la guerra comercial entre las dos mayores economías del mundo.

 

Al comentar la disputa sobre los negocios de la empresa china Huawei, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que las firmas estadounidenses podrán vender componentes al mayor fabricante de equipos de redes de telecomunicaciones del mundo porque no suponía un problema de seguridad nacional.

 

La tregua ofreció un respiro en una disputa comercial de casi un año, en la que ambos países han impuesto aranceles el uno al otro con un costo de miles de millones de dólares por la interrupción de líneas mundiales de fabricación y suministro y la tensión en los mercados globales.

 

Noticias relacionadas

"Retomaremos y veremos qué sucede", dijo Trump a periodistas después de una reunión de 80 minutos con el presidente chino Xi Jinping durante la cumbre de líderes del Grupo de las 20 (G20) principales economías, en Osaka en Japón.

 

"Las empresas estadounidenses pueden vender su equipamiento a Huawei", dijo Donald Trump en una rueda de prensa al final de la cumbre del G20 en Osaka.

 

"Estamos hablando de equipamiento que no suponga un gran problema para la seguridad nacional", indicó.

 

Se trata de un desbloqueo supeditado a un futuro acuerdo. Una prórroga hasta el 19 de agosto, fecha a partir de la cual sí se haría efectivo el bloqueo comercial que finalmente acaba de levantar Trump con sus palabras. Pese a que el negocio de Huawei vuelve a la normalidad, sus ventas se erosionaron en las primeras semanas tras el anuncio del bloqueo estadounidense.

 

Estados Unidos amenaza a la compañía china de poner a Huawei en una "lista negra" de empresas a las que está prohibido venderles tecnología estadounidense, excepto en caso de autorización especial, por razones de seguridad nacional.

 

Esta amenaza que lanzó en mayo la administración Trump -que acusa a Huawei de espiar a favor de Pekín, lo que el grupo desmiente- ha sido de momento suspendida tres meses, hasta mediados de agosto.

 

Un portavoz de Huawei contactado por la AFP no quiso comentar las declaraciones de Trump.

 

El presidente estadounidense y su homólogo Xi Jinping acordaron este sábado una tregua en su conflicto comercial y tecnológico y Washington se comprometió a suspender su amenaza de imponer nuevos aranceles a las importaciones chinas.

 

Las dos partes acordaron retomar las negociaciones para llegar a un gran acuerdo comercial, pero sin dar un calendario ni los detalles de las eventuales concesiones que permitieron retomar el diálogo.

 

Las grandes ambiciones tecnológicas de China deberían ser una parte importante de las futuras negociaciones.

 

Huawei
Guerra comercial
CONFLICTO INTERNACIONAL

China promete represalias tras amenaza de Trump y crece la tensión en la Guerra Comercial

El gobierno chino advirtió que no habría otra opción que tomar medidas de represalias si el presidente Donald Trump ejecuta su amenaza, aunque no precisó la naturaleza de estas posibles medidas.
Viernes 2 de agosto de 2019

Trump y Xi Jinping - Guerra Comercial ReutersEncuentro entre comitivas encabezadas por Donald Trump y Xi Jinping en busca de acuerdo por la Guerra Comercial, REUTERS

 

 

China respondió con celeridad a Donald Trump amenazando con tomar represalias contra Estados Unidos, que puso fin a una tregua en la guerra comercial entre ambos países con el anuncio de una extensión de los aranceles sobre todas las importaciones chinas.

 

El gobierno chino advirtió que no habría otra opción que tomar medidas de represalias si el presidente Donald Trump ejecuta su amenaza, aunque no precisó la naturaleza de estas posibles medidas.

 

En un comunicado, el ministerio chino de Comercio acusó a Estados Unidos de haber infringido gravemente el "consenso" que alcanzaron Trump y su homólogo chino Xi Jinping en junio con el objetivo de relanzar las negociaciones.

 

En una serie de tuits, el presidente estadounidense, que aspira a un segundo mandato, precisó el jueves que su administración iba a aplicar, desde el 1 de septiembre, "un pequeño arancel adicional del 10% a los 300.000 millones de dólares" de importaciones chinas hasta ahora perdonadas.

  

El anuncio de Trump provocó un efecto bomba en el mercado: las bolsas europeas se desplomaban el viernes por la mañana, y el petróleo perdió casi un 8% el jueves en Nueva York.

 

La reacción de los mercados asiáticos fue idéntica. La bolsa de Tokio cedió el viernes más del 2% y la de Shanghái un 1,41%.

 

"Eso no me preocupa para nada", dijo Trump a los periodistas sobre el impacto en los mercados. "Me lo esperaba", agregó.

 

Además estimó que el presidente chino Xi Jinping quería un acuerdo pero consideró que "no iba lo bastante rápido".

  

Trump advirtió que podría aumentar todavía más las tarifas arancelarias sobre los productos chinos si Pekín no aceptaba las exigencias estadounidenses. Y mencionó la posibilidad de ir "más allá del 25%".

 

La totalidad de las importaciones del gigante asiático se verían así sobretasadas en caso de que se apliquen estas futuras tasas.

 

No obstante, Donald Trump afirma que las discusiones continuarán como previsto a "principios de septiembre".

 

Pero el presidente del consejo económico sinoestadounidense (USCBC), Craig Allen, teme que esta decisión conduzca a los chinos a abandonar las negociaciones.

 

El inquilino de la Casa Blanca justifica su decisión por el hecho de que Pekín no cumplió, a su parecer, con dos compromisos muy importantes: la compra masiva de productos agrícolas estadounidenses y el cese de las ventas de fentanilo, un opiáceo muy potente protagonista de la crisis de las drogas en Estados Unidos y del que China es uno de los principales productores.

 

Pekín afirmó en cambio el jueves que había comprado estas últimas semanas más productos agrícolas estadounidenses. Y las negociaciones entre Estados Unidos y China parecían haberse reanudado en un clima relativamente tranquilo esta semana en Shanghái.

 

El miércoles, las dos partes dieron cuenta de conversaciones "productivas" para intentar acabar con una guerra comercial desatada hace poco más de un año.

 

Washington impone ya aranceles del 25% sobre más de 250.000 millones de dólares de bienes chinos. Pekín respondió con la imposición de aranceles suplementarios a unos 110.000 millones de dólares de productos estadounidenses.

 

Hasta ahora, la administración estadounidense había perdonado a los bienes de consumo corrientes, de modo que la economía estadounidense, impulsada por el consumo de los hogares, quedó relativamente al abrigo de la guerra comercial.

 

Pero la posibilidad de que los aranceles afecten a todos los bienes provocó conmoción en los mercados. La acción del grupo Best Buy, una cadena de tiendas de electrónica, cedió un 9% inmediatamente después del anuncio.

 

El presidente "juega con fuego", advirtió Gregori Volokhine, analista de Meeschaert Financial Services.

 

Donald Trump se lanzó en una guerra tarifaria contra China para conseguir que las autoridades chinas pongan fin a las subvenciones a las empresas estatales, a las transferencias de tecnología impuestas a las compañías extranjeras o a los "robos" de la propiedad intelectual estadounidense.

 

Y advirtió que o hay "un buen acuerdo" comercial o no hay acuerdo. El jueves, incluso afirmó que podía prescindir de comercializar con China.

 

El jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, presente en Bangkok, acusó por su parte a Pekín de "proteccionismo" y de "estrategia depredadora".

Guerra comercial
China
Estados Unidos
GUERRA COMERCIAL

Trump anunció que empresas de EEUU podrán vender productos a Huawei

El mandatario lo informó al referirse a lo convenido en la reunión que poco antes tuvo con el presidente chino, Xi Jinping, con el fin de avanzar para contener la guerra comercial que enfrenta a ambos países desde el año pasado.
Sábado 29 de junio de 2019

Trump y Xi Jinping - Guerra Comercial ReutersREUTERS

El presidente estadounidense Donald Trump habló este sábado, sin dar detalles, de la posibilidad de suavizar el veto al gigante tecnológico chino Huawei, un punto sensible en la compleja relación comercial entre ambas potencias económicas.
  

"Las empresas estadounidenses pueden vender su equipamiento a Huawei", dijo Donald Trump en una rueda de prensa al final de la cumbre del G20 en Osaka.
  

"Estamos hablando de equipamiento que no suponga un gran problema para la seguridad nacional", indicó.
  

Pero de momento no está claro si esto significa que la actitud de Estados Unidos con Huawei está cambiando.
  

Estados Unidos amenaza a la compañía china de poner a Huawei en una "lista negra" de empresas a las que está prohibido venderles tecnología estadounidense, excepto en caso de autorización especial, por razones de seguridad nacional.
  

Esta amenaza que lanzó en mayo la administración Trump -que acusa a Huawei de espiar a favor de Pekín, lo que el grupo desmiente- ha sido de momento suspendida tres meses, hasta mediados de agosto.
  

Un portavoz de Huawei contactado por la AFP no quiso comentar las declaraciones de Trump.
  

El presidente estadounidense y su homólogo Xi Jinping acordaron este sábado una tregua en su conflicto comercial y tecnológico y Washington se comprometió a suspender su amenaza de imponer nuevos aranceles a las importaciones chinas.
  

Las dos partes acordaron retomar las negociaciones para llegar a un gran acuerdo comercial, pero sin dar un calendario ni los detalles de las eventuales concesiones que permitieron retomar el diálogo.
  

Las grandes ambiciones tecnológicas de China deberían ser una parte importante de las futuras negociaciones.

Donald Trump
Huawei
Guerra comercial