Megan Rapinoe, Selección Estados Unidos Mundial Femenino - ReutersREUTERS

Estados Unidos agrandó su leyenda en el fútbol femenino con su cuarto título en ocho ediciones del Mundial. Las norteamericanas, con goles en el segundo tiempo de Megan Rapinoe de penal y de Rose Lavelle, ganaron a Holanda por 2-0 en la final de este domingo.

Noticias relacionadas

 

Lyon se vistió de gala con las dos aficiones más coloristas del Mundial, pero la igualdad en las tribunas no se trasladó al césped, con un equipo estadounidense netamente superior.


Rapinoe ha sido, sin duda, la gran protagonista individual del Mundial de Francia que concluyó con la coronación de Estados Unidos como campeona tras vencer a Países Bajos en la final.

 

La capitana del conjunto estadounidense no sólo fue reconocida como MVP de la final sino que se llevó el Balón de Oro que la distingue como mejor futbolista del campeonato y la Bota de Oro que la confirma como máxima goleadora con seis goles y tres asistencias.Rapinoe fue la jugadora más destacada de la final del Mundial frente a Países Bajos.

 

En semifinales contra Inglaterra, Rapinoe no pudo jugar debido a unas molestias musculares.


El gol de Rapinoe (minuto 61) contra Holanda, aunque llegara de penal, hacía justicia a los méritos de las estadounidenses, que dominaban el encuentro y solo la buena actuación de la portera holandesa Sari Van Veenendaal hizo que se retrasara la victoria.



Tras ese tanto, a las agazapadas holandesas solo les quedaba atacar, ya que hasta ese momento solo habían apostado por los contragolpes.



Y al verse obligadas a abrirse, encajaron el segundo tanto, en el minuto 69, cuando Rose Lavelle, en una jugada personal, condujo el balón por el centro, y poco después de meterse en el área, anotó su tercer gol del torneo, con un disparo cruzado.

 

La jugadora de Seattle Reig estrenó el marcador desde el punto de penalti, siendo tan decisiva como en rondas anteriores para allanar el camino hacia la victoria a Estados Unidos.

 

Se trata del tercer MVP de Rapinoe en el Mundial, hito que ya consiguió en octavos de final ante España y en cuartos de final frente a Francia.

 

Rapinoe fue reconocida con la Bota de Oro del Mundial al lograr seis goles y tres asistencias en seis partidos (no jugó las semifinales ante Inglaterra por lesión), mismo bagaje que su compañera Alex Morgan que tuvo que conformarse con la Bota de Plata. La Bota de Bronce fue para la inglesa Ellen White, que anotó seis goles pero no dio asistencias.

 

Rapinoe fue elegida como Bota de Oro del Mundial al entender FIFA que fue la jugadora más determinante del torneo.

 

La Bota de Plata fue para la inglesa Lucy Bronze y la Bota de Bronce para la estadounidense Rose Lavelle, una de las grandes revelaciones del campeonato.En lo que a resto de galardones otorgados por el máximo organismo internacional cabe destacar el de Guante de Oro a la neerlandesa Sari Van Veenendaal, reconociéndola como mejor portera del Mundial; el Premio a la Mejor Jugadora Joven a la alemana Giulia Gwinn y el Premio Juego Limpio a la selección de Francia.