River vs. Boca - Final de Copa Libertadores 2018

A más de 7 meses de la coronación de River en Madrid ante Boca por la final de la Copa Libertadores 2018, el encuentro se sigue jugando.

 

Esta semana, se llevará a cabo la audiencia clave en el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS), en el que se tratará el pedido del Xeneize, que reclamó no solo la descalificación de River por los incidentes provocados en la previa del duelo trunco en el Monumental, sino que además pidió un resarcimiento económico millonario por los premios correspondientes al campeón del certamen y a la participación en el Mundial de Clubes.

 

En el Xeneize tienen como argumento el antecedente de 2015, cuando desde la Conmebol se determinó la descalificación del equipo por entonces dirigido por Rodolfo Arruabarrena tras la noche del gas pimienta.

 

Noticias relacionadas

"Yo lo dije desde un primer momento, que íbamos a ir a hasta las últimas instancias, que es el TAS”, afirmó en los últimos días Daniel Angelici, quien estará presente junto al letrado Mariano Clariá y el buffet Pintó Ruiz.

 

En tanto, en River también se muestran confiados en que nada se modificará porque argumentan que los incidentes ocurrieron fuera del anillo de seguridad del estadio y que la culpa fue del operativo.

 

Rodolfo D'Onofrio encabezará la delegación y lo acompañará el abogado del club, Gonzalo Mayo, y el estudio español Senn Ferrero. "Cada uno es libre de hacer lo que le parece, pero me sorprende que sigan haciendo reclamos al TAS, no sé qué pretenden con eso. No va a pasar pero, ¿te imaginas si el TAS le diera la Copa? A los hinchas de Boca no les gustaría, y nosotros nos reiríamos 27 mil años seguidos, ja", destacó.

 

El tribunal que llevará a cabo las audiencias estará compuesto por tres integrantes. Lo presidirá el italiano Massimo Coccia, quien será acompañando por el chileno Juan Pablo Arriagada (propuesto por Boca) y el suizo András Gurovits (sugerido por River).

 

Si en la semana no hay acuerdo, el fallo se dará a conocer en tres o cuatro meses y su sentencia sólo sería apelable en el Tribunal Federal suizo.