Tumba de bebé profanada en Miramar, cementerioADVERTENCIA: CONTENIDO NO APTO PARA MENORES.

Ciro era un bebé de cuatro meses cuando falleció por causas naturales este mes. Sin embargo, el dolor no terminó allí para su familia, ya que cuando su madre fue a su tumba a llevarle flores en Miramar, el cuerpo del bebé ya no estaba allí.

 

La mujer regresó al cementerio a poco de la muerte de su pequeño hijo y vio que la tierra había sido removida. También había un chupete tirado al lado de la tumba; algo que en definitiva le llamó la atención ya que recordaba haberlo puesto junto al cuerpo de su hijo en el ataúd.

 

En medio de la angustia, pudo constatar que esto efectivamente era así, tras regresar al otro día al cementerio para visitar la tumba. En ese momento vio en el piso un tornillo mariposa de los que se usan para cerrar las tapas de los ataúdes y de inmediato procedió a avisar a la policía.

 

Noticias relacionadas

Tras la denuncia, desde el cementerio de Miramar ordenaron exhumar el ataúd y al abrirlo advirtieron que el cuerpo de Ciro ya no estaba. En un primer rastrillaje en la zona, dieron con ropa de bebé que es analizada por peritos.

 

Antecedentes previos:

Hace dos años la desaparición de los cuerpos de dos menores de edad del cementerio de Comandante Nicanor Otamendi puso en alerta a la gente del lugar. El primero fue el de los restos de un niño de dos años, que había sido mutilado sobre la ruta 11, cerca de Mar del Sud.

 

El segundo caso, de características muy parecidas al último, sucedió un 24 de diciembre. Los padres de Ciro Aranda fueron a visitar la tumba de su hijo y la encontraron profanada. El cuerpo del chico, que tenía un año y dos meses cuando murió, jamás apareció.