Cierre de papelera Ansabo en Quilmes

La papelera Ansabo, fundada hace 60 años, anunció el cierre definitivo y despidió a cuarenta trabajadores, que reclaman el pago de dos quincenas, aguinaldo, retroactivo de paritarias y ahora indemnización y aún no sabe como los va a pagar.

 

La papelera fue creada en Quilmes por Julio Angeletti hace 60 años y ahora la conducían sus hijos Susana y Ricardo. Los mismos le comunicaron a los trabajadores que iban a tener que cerrar. Antes les dieron una semana de vacaciones forzadas, a su regreso les obligaron a tomarse otra semana, hasta que anunciaron el cierre.

 

Omar Valle, uno de los empleados, trabajaba hace 33 años en la planta y ahora no sabe como seguir: "Queremos que alguien nos ayude, nos de una mano. Tengo cuatro hijos, no sé que voy a hacer. Debo la luz, el gas, no somos pobres, ahora somos indigentes, no tengo ni para llevar un plato de comida a mi mesa. Necesitamos cobrar y poder armar una cooperativa".

 

Noticias relacionadas

Johnatan Bonomi, otro de los despedidos, aseguró: "Hasta el 2015 trabajábamos en cuatro turnos, luego pasamos a tres. Todo comenzó a empeorar hasta este año que tuvimos que tomarnos vacaciones forzadas. Nos llegaron a pagar una quincena en seis cuotas. Los dueños no invertían en nada, ni en un tornillo. Las máquinas funcionaban porque le poníamos el lomo con mis compañeros".

 

Los trabajadores se apostaron en la puerta de la planta para reclamar una solución y el pago adeudado. "Queremos el apoyo de la Federación del Papel, necesitamos que nos asesoren. Por ahora no estamos tomando la fábrica, queremos que nos paguen y seguir trabajando", contó Bonomi.

 

La fábrica no pagó ni aportes jubilatorios, ni obra social, ni aporte sindical. Los primeros telegramas que comenzaron a llegar explican: "la empresa ha colapsado en forma irreversible, económica y financieramente. Cesa su actividad y dispone el cese definitivo".

 

Ansabo hacía bobinas de papel, pero hace un tiempo que comenzó a faltar la materia prima, fardo y cartón reciclado.

 

El plantel de 40 trabajadores tiene gente con 35 años de historia en la empresa, hombres de hasta 62 años.