ACCIDENTE FATAL

"El Pepo" reconoció que tomó "sorbos" de alcohol cuando volcó su camioneta

El músico continúa internado en una sanatorio de Dolores tras el accidente en el que murieron dos integrantes de su banda.
Lunes 29 de julio de 2019

El Pepo(Rubén Darío Castiñeiras, "El Pepo")

Rubén Darío "El Pepo" Castiñeiras continúa internado en el sanatorio de Dolores tras el accidente en el que murieron dos personas. Los médicos no ordenan el traslado a causa de un cuadro de hipertensión y sus abogados sostienen que debe continuar allí porque "no está en condiciones físicas ni psicológicas" para el alta.

 

En tanto, el músico y su defensa aguardan que los resultados toxicológicos sean favorables. En ese marco, el fiscal general de Dolores, Diego Escoda, confirmó que El Pepo manejaba al momento del vuelco y que iba tomando un "destornillador", un trago que contiene vodka, por lo que está imputado por el delito de "doble homicidio culposo agravado y lesiones graves culposas".

 

Además, la defensa del cantante presentó en la fiscalía un informe de un perito de parte para demostrar que "no están dadas las condiciones para darle el alta y nos oponemos al traslado porque él no está en buen estado físico ni psíquico. Tiene un cuadro de hipertensión y doble fisura en las costillas", dijo a TN el abogado Walter Cormace.

 

Noticias relacionadas

"Un informe psicológico indica que tiene que tener un cobijo familiar porque necesita de un estímulo para encontrarse bien. Entendemos que el traslado a una comisaría sería perjudicial para él. La vía sería morigerar la pena y, dictada la prisión preventiva, le den domiciliaria", agregó.

 

En el accidente murieron el representante del grupo, Ignacio Abosaleh, y el trompetista Nicolás Carabajal. La corista Romina Candia, que también iba en el vehículo, declaró que el cantante había tomado vodka en el camino. 

Accidente de "El Pepo"
Pericias
CON PROHIBICIONES

Dictaron la prisión domiciliaria para El Pepo

El juez de Garantías de Dolores, Mariano Cazeaux, dictó la prisión domiciliaria para el cantante de cumbia Rubén Darío Castiñeiras. La noticia fue confirmada por los abogados del músico.
Jueves 19 de diciembre de 2019

El PepoEl Pepo

El juez de Garantías de Dolores, Mariano Cazeaux, dictó la prisión domiciliaria para el cantante de cumbia Rubén Darío Castiñeiras, "El Pepo", informaron sus abogados.

 

El juez Cazeaux le impuso la condición de no consumir drogas y alcohol durante su nuevo encierro.

 

"Pepo prisión domiciliaria, ¡lo logramos!", anunció este jueves el abogado Miguel Ángel Pierri en Twitter.

El otro abogado de "El Pepo", Walter Comarce, había asegurado que el cantante "está anímicamente mal" y que la su fractura de peroné que sufrió en el accidente que le costó la vida a dos personas "no está siendo atendido en tiempo y forma".

Antes de que se conociera la decisión del juez Comarce había afirmado que el cantante "recibe un trato injusto" en la alcaidía de Melchor Romero, donde fue alojado tras ser imputado por "doble homicidio culposo agravado por conducción imprudente, negligente y antirreglamentaria de vehículo a motor, por ser más de una de las víctimas fatales, y por lesiones graves culposas doblemente agravadas".

 

Los resultados de los exámenes psicológicos y psiquiátricos arrojaron que el cantante "está deprimido" y que era consciente del accidente que causó el 20 de julio pasado en el kilómetro 8,5 de la ruta provincial 63, a la altura de Dolores, en el que murieron Ignacio Abosaleh y Nicolás Carabajal, integrantes de su banda.

El Pepo
Accidente de "El Pepo"
ACUSADO DE ABUSO SEXUAL

La pericia psicológica del cura Eduardo Lorenzo: “Narcisista, sin culpa y perverso”

El sacerdote, que se suicidó en las últimas horas, fue analizado con dos pericias psicológicas que determinaron resultados contundentes. Conocé todos los detalles en la nota.
Martes 17 de diciembre de 2019

Eduardo LorenzoEduardo Lorenzo

Dos peritos psicólogas del Poder Legislativo analizaron la personalidad de Eduardo Lorenzo, el sacerdote acusado de abusar sexualmente de cinco jóvenes varones menores de edad en distintos momentos de los últimos 30 años.

 

La pericia resultó un documento clave en la causa que investigaba al cura hasta antes de dispararse y quitarse la vida durante la noche del lunes en la sede platense de Cáritas. Con este análisis, y el de una de las víctimas, en su poder, la jueza Marcela Garmendia finalmente concedió el pedido que la fiscal Ana Medina y las víctimas habían hecho en octubre y ordenó la detención de Lorenzo.

 

En el informe que le elevaron a Garmendia, y que fue determinante para ordenar la detención, analizan que el cura tenía una “estructura psicopática perversa de la personalidad, con características de manipulación, elevado autocentramiento y egocentrismo, con escasa autocrítica y autoobservación impregnada de rasgos narcisísticos”.

 

Encontraron a Lorenzo con una “organización psíquica compleja”, con una imagen de sí mismo “grandilocuente, que encubre una estructura psicopática perversa de la personalidad”.

 

Las especialistas presentaron a Lorenzo como “narcisista, con afectividad poco empática, ausencia de sentimientos de angustia o culpa”. Y también observaron un dato inquietante: fallas estructurales en cómo él mediaba simbólicamente para satisfacer sus impulsos, que “podrían redundar en conductas regresivas en el ámbito de la intimidad”.

 

Lorenzo se vinculaba con las personas de modo asimétrico, necesitaba de un otro que “lo idolatre y enaltezca su autoestima” porque eso era lo que satisfacía sus deseos y lo que lo lleva a buscar tener el control siempre de la situación.

 

Durante estas entrevistas Lorenzo fue puntual, con predisposición y se mostró colaborador. Respondió de manera fluida, con un lenguaje rico que, según las peritos buscaba “provocar un impacto” en ellas.

 

Se mostró conmocionado cuando habló de su vida después de la denuncia y siempre habló en tono alto, con gestos ampulosos y “conductas de alta intensidad" que subían aún más cuando las peritos le señalaron temas puntuales.

 

Una perito le preguntó si había “inhibido” la sexualidad y el cura la corrigió: le dijo “la sublimé”. Y confesó que a los 26 creyó haberse enamorado de una mujer, pero “Dios me llamó a la obra”.

 

Contó que las contradicciones se fueron “resolviendo en la misma historieta”, porque sentía que podía armar una familia en una parroquia, donde construyó, según sus palabras, un vínculo ameno con los chicos y con sus familias, quienes lo invitaban a almuerzos y cenas.

 

Para las peritos, “su organización psíquica resulta compleja, erigida sobre una fachada fenomenológica de presentación obsesiva y una imagen de sí grandilocuente, que encubre una estructura psicopática perversa de la personalidad.” Por lo que Lorenzo era un “narcisista, con afectividad poco empática” que tiene “ausencia de sentimientos de angustia o culpa”.

 

Las peritos concluyeron que cada vez que le realizaron alguna referencia a las denuncias Lorenzo incrementó el tono de su voz e intentó imponer su análisis. Detectaron “gestualidad y actitud corporal asociada a la ira y se le torna dificultoso escuchar”.

 

Eduardo Lorenzo
Abuso sexual
suicidio
Pericias