Mujeres en Arabia Saudita, viaje

Arabia Saudita anunció una serie de leyes que suavizan las restricciones que todavía padecen las mujeres en ese país, al permitirles obtener un pasaporte y salir del país sin autorización de su tutor masculino.

 

La reforma, que entrará en vigencia a fin de mes, supone una distensión para un sistema de larga data que mantiene a las mujeres como menores durante toda su vida, sujetas a la voluntad de sus tutores, que pueden ser el padre, el marido, el hermano e incluso el hijo.

 

Los cambios fueron celebrados y criticados por igual en redes sociales. Muchas personas publicaron memes de mujeres corriendo hacia el aeropuerto o señalando al príncipe heredero, Mohamed bin Salman, de 33 años, como el impulsor de la medida.

 

Noticias relacionadas

Pero también aparecieron videos de clérigos conservadores argumentando a favor de un sistema de tutela que ha llevado a decenas de mujeres a la cárcel por querer huir de la arbitrariedad de sus tutores.


El paquete de leyes aprobado anoche incluye la posibilidad de que las mujeres puedan registrar un matrimonio, un divorcio o el nacimiento de un niño y obtener documentos familiares oficiales, necesarios para, por ejemplo, inscribir a sus hijos en la escuela.

 

Las mujeres podrán ser las tutoras legales de sus hijos, un derecho que hasta ahora era solo para los hombres.


Sin embargo, todavía necesitan el consentimiento del tutor para salir de prisión, abandonar un hogar de tránsito por abuso doméstico o casarse.

 

Tampoco pueden transmitir la ciudadanía a sus hijos ni darles la autorización para que se casen.

 

Aministía Internacional alertó hoy que todavía queda mucho por hacer por los derechos de las mujeres en el reino pero celebró la distensión de la medida: las leyes de tutela han sido "un sistema sofocante en la vida cotidiana de las mujeres en Arabia Saudita", dijo Lynn Malouf, vocera de AI en Medio Oriente, citada por CNN.

 

Agregó que las reformas son "testimonio del valiente activismo" de miles de mujeres y hombres sauditas.

 

Las mujeres sauditas que huyen del abuso doméstico han llegado en ocasiones a las tapas de los diarios internacionales y han creado una avalancha de titulares negativos para el reino.

 

Riad ha llegado a pedir a Google y Apple que bloqueen el acceso a la aplicación para autorizar la salida al exterior, después de que una mujer contara que había hackeado el teléfono de su padre para conseguir una autorización y poder abandonar el país.


En 2016, un estudio de Human Rught Watch sobre las leyes del reino concluyó que el sistema era terreno fértil para el abuso.

 

Las nuevas reglas, aprobadas por el rey Salman bin Abdelaziz, habilitan a cualquier persona de más de 21 años a solicitar pasaporte saudita y viajar al extranjero por su cuenta.

 

Desde la llegada al poder del príncipe heredero, en 2017, el reino ha promovido una serie de cambios económicos y sociales que aflojan las reglas de segregación por género y llevando conciertos al país.

 

Pero el cambio más resonante fue el que habilitó, el año pasado, a que las mujeres puedan conducir vehículos, una medida que fue tachada de maquillaje debido a que con la vigencia del sistema de tutela, para subirse a un auto y manejar las mujeres necesitaban que un tutor las acompañe.

 

Además, en medio de la novedad, decenas de activistas fueron reprimidas y detenidas.

 

Loujain al-Hathloul, una de las activistas más conocidas, enfrenta un juicio por su activismo y asegura que fue torturada cuando estuvo en prisión.


Por otro lado, mientras el reino se lava la cara con medidas de este tipo, enfrenta una condena internacional por el asesinato del periodista Jamal Khashoggi, colaborador del diario The Washington Post, en el Consulado de Arabia Saudita en Estambul el año pasado.

 

Riad negó cualquier participación del príncipe en el asesinato, pero su propia investigación determinó que la operación fue planeada por dos de sus principales asesores.