Plazas de la Ciudad, prohibición de fumar

La Legislatura porteña sancionó el proyecto de ley que prohíbe fumar en las áreas de juegos infantiles de plazas y parques de la ciudad de Buenos Aires y que prevé multas y días arresto para quienes no cumplan con la normativa.


La iniciativa que propone la creación de una "franja de amortiguación, no menor a tres metros de ancho desde el perímetro exterior de los patios de juego, a partir de la cual no se podrá fumar", fue aprobada en general casi sin rechazos, pero uno de sus artículos, el referente a las penas, mereció nutrido debate y fue votado solo por el oficialismo.

 

Según aclaró el diputado Guillermo González Heredia en RADIO LATINA, el proyecto busca evitar la presencia de fumadores solo en los lugares de juego y no en todo el espacio público en cuestión.

 

"Se busca proteger a nuestros niños no solo de la exposición eventual como fumadores pasivos, sino alejarlos de accidentes que pudieran tener por quemaduras. Pero el combate al tabaco implica un cambio cultural y cuanto menos tiempo los chicos vean a sus padres fumar, mejor", señaló el legislador.

Noticias relacionadas


"La prohibición de fumar se remite exclusivamente a los patios de juegos de la Ciudad, no a la plaza en general", manifestó.

 

"Esto surgió el año pasado por la visita a una plaza cuando vi una pelea entre dos padres donde uno de ellos había quemado sin querer la hijo del otro", contó.

 

"El espíritu de la ley es generar una buena convivencia", cerró.

 

Respecto de las sanciones, el impulsor del proyecto explicó que esas conductas se enmarcarán en un artículo del Código Contravencional sobre la disposición de sustancias tóxicas en espacios públicos.


Si bien ese artículo habla de multas de hasta 30.000 pesos y de hasta 60 días de arresto, el legislador dijo que el "espíritu" de la ley no es "recaudatorio", y que el juez debería entender que se trata de una contravención menor y aplicar la multa mínima, cercana a los 1.000 pesos.

 

Ese punto fue considerado como "punitivo" por los diputados opositores quienes, sin embargo, rescataron el espíritu loable de prohibir fumar en los espacios de juego.

 

Ricardo Portillo, 62 años, es fumador y comentó que se adaptó a las prohibiciones en algunos espacios públicos o comunes.


"Ayer estaba en la cancha, prendí un cigarrillo y vi que el humo le llegaba a un nene, inmediatamente lo apagué", dijo, y agregó que la nueva norma es acertada.