Crimen de un empresario en LujánLa víctima fue identificada por las fuentes como Rolando Josué Nusbaum (67)

Un empresario fue asesinado de un balazo en la cabeza en su casa de un country del partido bonaerense de Luján.

 

Según contó su pareja, cuatro delincuentes entraron a cometer un asalto y escaparon con dinero y armas, pero los investigadores dudan de su versión.

 

La víctima fue identificada por las fuentes como Rolando Josué Nusbaum (67), un empresario que era administrador de un coto de caza en la provincia de La Pampa y el crimen ocurrió durante la madrugada en el club de campo "La Ranita", ubicado cerca de la ruta provincial 6, en el límite de las localidades de Open Door y Manzanares.

 

Noticias relacionadas

Según los primeros resultados de la autopsia, la víctima presentaba un solo balazo que ingresó por uno de los pómulos y el cuerpo no presentaba ningún signo de defensa.

 

En tanto, los investigadores analizan la posibilidad de que Nusbaum haya sido asesinado mientras dormía por la posición en la que fue hallado el cadáver, acostado en la cama y tapado con sábanas y frazadas.

 

Según la versión de Gabriela Moreira, con quien estaba en proceso de divorcio, cuatro delincuentes armados entraron a la propiedad alrededor de las 2 de la madrugada y los redujeron, informó la agencia Télam.

 

Tal como detalló la mujer, los ladrones recorrieron varios ambientes de la casa y se apoderaron de dinero en efectivo (30.000 dólares), dos celulares, elementos de valor como cuchillería y armas de fuego que el propio Nusbaum tenía en su casa y mientras ella recorría algunos ambientes con uno de los delincuentes, escuchó en un momento la detonación de un arma de fuego pero no vio qué sucedió.

 

Además, reveló que tras ello, los ladrones la obligaron a ella a sacarlos del barrio encerrados en el baúl, para que no los viera la guardia.

 

La mujer dijo que dejó a los delincuentes en la ruta 6 y recién cuando la liberaron y regresó con el auto a la casa y fue allí que encontró en una habitación a Nusbaum asesinado y llamó a la Policía.

 

Los peritos hallaron en la escena una vaina calibre 9 milímetros, por lo que se cree que usaron una pistola de ese calibre para asesinarlo.

 

El caso es investigado por el fiscal Pablo Vieiro, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 10 descentralizada de Lujan, quien estuvo en la escena del hecho dando directivas a la Policía.