Alimentos, economía argentina, Agencia NA

Tras las PASO y con una devaluación del 17,7%, los economistas se vieron obligados a recalcular las estimaciones de inflación.

 

De esa manera, prevén una aceleración de hasta el 5% en agosto y un acumulado anual del 50%, si el escenario se mantiene.

 

Los mayores aumentos se verían reflejados en el rubro alimentos y autos tras el congelamiento de las naftas.

 

Noticias relacionadas

En ese marco, Lorenzo Sigaut Gravigna, economista jefe de Ecolatina indicó que la inflación de agosto se ubicará en un 4% promedio. “La primera quincena venía más cercana al 2% y la segunda prevemos una aceleración de la inflación producto del salto cambiario”, según detalló a ámbito.com.

 

En tanto, para septiembre espera que la inflación siga siendo elevada “porque el traslado de la devaluación a precios no es instantáneo”. “Algunos precios van a terminar de ajustar en los primeros días de septiembre y aún no sabemos qué va a pasar con el tipo de cambio”, añadió.

 

Por su parte, el director del Centro de Estudios Económicos de Orlando Ferreres y Asociados, Fausto Spotorno, estimó que el IPC de agosto se ubicará en 4,5%, mientras que en septiembre el valor podría alcanzar el 5%.

 

En ese contexto, Federico Furiase, director de la consultora Eco Go, indicó que la inflación de agosto estaría entre el 4,5 y 5,5%, "con un arrastre muy fuerte para septiembre que dependerá también del tipo de cambio".

 

"Con la segunda semana relevada, la inflación de alimentos que venía a un ritmo de 0,3% semanal, hizo un quiebre y saltó al 2,2% semanal producto del shock del tipo de cambio que tuvimos tras las PASO. Todavía no tenemos un número fino para agosto, porque estamos en un contexto de volatilidad, eso va a depender de cómo evoluciona el tipo de cambio y del margen para traslado a precios", señaló.