Tucumán, homicidio, nene de 4 años

Un testigo identificó en rueda de reconocimiento al único detenido por el crimen del niño de cuatro años Ulises Benjamín Amaya, ocurrido en la localidad tucumana de Las Talitas.


De esa manera, se complicó la situación de Claudio "Cococho" Argañaraz, hermano del abuelastro del menor, quien fue arrestado el jueves pasado, una semana después que el cuerpo del pequeño fuera encontrado colgado por el cuello de un puente.



El testigo reconoció a Argañaraz, un hombre de 37 años, como la persona que caminaba junto al chico cuando fue visto por última vez, horas antes de ser encontrado muerto.



Según la información difundida por el sitio del diario La Gaceta, "Cococho" fue reconocido por una deformación que posee en la boca.



Argañaraz fue llevado a declarar por segunda vez ante la fiscal Adriana Giannoni, que se encuentra a cargo de la instrucción del caso.



El hombre negó haber participado del homicidio y se negó a contestar preguntas.

Noticias relacionadas



Las principales sospechas, según trascendió, apuntan a que "Cococho" llevó a un descampado al niño para abusar sexualmente de él y que ante la resistencia, lo terminó asesinando.



Por otro lado, se supo que en la vivienda que habitaba el detenido se encontró un trozo de cable similar al que fue utilizado para ahorcar al pequeño.



El detenido es uno de los diez hermanos de Francisco Peñalva, quien era abuelastro de Benjamín, y no tenía antecedentes de violencia ni delictivos.

 

En las últimas horas, el detenido fue llevado a un lugar de detención que era mantenido en reserva, tras haber recibido acoso de otros presos en la alcaldía de Tribunales, donde estuvo alojado en las primeras horas de su arresto.



El pequeño fue encontrado muerto en la noche del 8 de agosto pasado en un predio descampado privado, colgado de un puente, tras desaparecer de su domicilio, donde estaba al cuidado de una abuela, a unos 500 metros del lugar.