Persecución fatal en San Miguel del Monte, NAPersecución fatal en San Miguel del Monte, NA

A tres meses del fatal accidente en el que perdieron la vida cuatro jóvenes en San Miguel del Monte, se conocieron los audios en los que el comisario Mario Mistretta, niega que los policías hayan disparado al auto donde viajaban los chicos.

 

El 20 de mayo pasado, Gonzalo Domínguez, Camila López, Danilo Sansone y Aníbal Suárez murieron luego de que el auto en el que viajaban chocara contra un camión. La única sobreviviente es testigo clave del hecho.

 

Ahora, salieron a la luz las reveladoras conversaciones entre el funcionario policial y los padres de las víctimas.

 

Noticias relacionadas

Dos audios dados a conocer por TN dan detalles de lo sucedido aquel día, cuando los policías se encargaban de que las víctimas, vivas o muertas, sean llevadas cuantos antes al hospital, para terminar así de limpiar el lugar.

 

Según creen los familiares de los adolescentes, a uno de ellos le pusieron el cuello ortopédico fingiendo que aún estaba con vida, para llevárselo y liberar así la escena.

Al día siguiente del hecho, el comisario Mario Mistretta citó a los padres de los chicos para explicarles lo que hasta ese instante entendían que había pasado, según los supuestos indicios y pruebas recolectados.

 

“Tenemos a cuatro personas fallecidas y a una en estado crítico por un chico que llevaba a cuatro personas en un auto a alta velocidad. No le voy a echar la culpa a nadie, pero en algún momento tenemos que tomar la responsabilidad un poquito”, le dijo el comisario a la familia de Aníbal, conductor del auto. Con esa frase hizo responsable de las muertes al joven.

“De las pericias surge que no hay ningún balazo. Me surge de los cuerpos que no tengo ninguna persona herida. Una 9 milímetros, a un 147 lo pasa como a una lata y te puedo asegurar que como son los chicos chiquitos, pasa un cuerpo y otro cuerpo. O sea, eso no lo podés borrar, no podés borrar un balazo”, agregó.

 

Más adelante, las pericias de Gendarmería confirmaron que los balazos efectivamente pasaron el 147 como si fuera una lata y uno de ellos le pegó a Gonzalo en un glúteo.

 

A tres meses del hecho, la investigación se encuentra en una meseta luego de la libertad de cuatro de los agentes investigados. Rocío, la única sobreviviente y testigo clave se encuentra en su casa, custodiada por la Gendarmería Nacional.