Esteban Armando Ramírez, policia detenido por la muerte de un hombreEsteban Armando Ramírez, junto a un imitador de Carlos Valderrama

Noticias relacionadas

 

Esteban Armando Ramírez, detenido por patear a un hombre en el barrio porteño de San Cristóbal y provocarle la muerte, es oficial subinspector de la Policía de la Ciudad, a la que llegó traspasado de la Federal en 2017.

 

El hombre de 42 años está casado y es padre de dos hijos (un nene y una nena), con domicilio en Rafael Calzada, partido de Almirante Brown. Tiene 20 años de antigüedad como integrante de las fuerzas de seguridad.

 

Fuentes oficiales consultadas dijeron que "no tenía sanciones" en su legajo, al que tildaron de "intachable". "Queremos ser prudentes. Hay mucho dolor por lo que pasó", afirmaron.

 

En su defensa, sus colegas policías advirtieron que la víctima, Jorge Martín Gómez (40), tenía un cuchillo tipo Tramontina, que fue secuestrado por la Gendarmería.

 

Gómez contaba con antecedentes en abril de 2019 por "tenencia de estupefacientes", en noviembre de 2015 por "amenazas coactivas" y en febrero 2018 por "daños".

 

En las imágenes de las cámaras de seguridad no se percibe ninguna actitud agresiva del hombre, quien tras la patada cayó de espaldas y se fracturó el cráneo. No obstante, desde la Policía remarcaron que momentos había amenazado a varias personas con el cuchillo, al que tenía en sus manos, detrás de la espalda, cuando el policía le dio la patada.

 

En el video, se ve que Ramírez llegó en una moto y se bajó para avanzar unos pasos hacia el hombre. "Tirate el piso, levantá las manos", le ordenó a Martín. Acto seguido, lo pateó en el pecho y luego le sacó el cuchillo con un pie.

 

Ramírez quedó detenido, acusado de "homicidio preterintencional", es decir cuando se actúa con el propósito de causar daño en el cuerpo o la salud de un tercero. Este delito contempla penas de entre 2 y 6 años de prisión. La jueza Yamile Susana Bernan lo indagó y el imputado reconoció haber sido el autor de la patada.

 

Como se trata de un delito excarcelable, su defensa pedirá en las próximas horas que lo liberen.