Guillermo Nielsen, NAGuillermo Nielsen, NA

Dos videoconferencias grabadas ante la presencia de banqueros prueban que Guillermo Nielsen, el economista de Alberto Fernández no pidió cortar el envío del FMI. Se trata de una hora y media, grabación en video, banqueros, economistas, curiosos que están en dos locaciones.

 

Dichas desgrabaciones que Nielsen mantuvo con inversores extranjeros muestran la realidad de encuentros sobre los que se especuló, incluso desde el Gobierno, por estas horas. Se decía desde Casa Rosada que el ex secretario de Hacienda les dijo a directivos de los bancos Barclays e Itaú que sería mejor evitar el desembolso del FMI que está pendiente.

 

Pero esas versiones y tal como aseguró el sitio Letra P,  no se escucha esa frase. Hubo, inclusive, dos funcionarios de primera línea de la administración nacional, uno político y otro técnico, que tuvieron las versiones taquigráficas en mano y confirmaron que las versiones oficiales del encuentro son, de mínima, erróneas.

 

Noticias relacionadas

Las videoconferencias -grabadas con anuencia de todos en temas delicados y por si algo fuera materia judicial-, que observaron inversores de Nueva York, San Pablo y Londres, se desarrollaron en dos escenarios distintos. La del Itaú fue en la torre corporativa del banco brasileño en Argentina, con la plana mayor de la entidad presente. La de Barclays se realizó en las oficinas de Carta Financiera, la consultora del economista Miguel Boggiano.

 

En la de Barclays, uno de las preguntas fue qué consideraba Fernández que debía hacer el FMI con el desembolso de 5.400 millones de dólares pendiente para Argentina. “No voy a responder eso; entiéndanme, cualquier respuesta podría interferir en la negociación que el organismo tiene con el Gobierno”, respondió Nielsen.

 

Lo entendieron, según contaron testigos a este medio. Inclusive, un banquero que pidió no revelar su identidad contó a este portal que el miércoles a primera hora le mandó un mail a un colega diciéndole que “es increíble (amazing)” que “estemos entrando en esta locura. No dijo eso que dicen que dijo”.

 

En el Gobierno, de hecho, muchos funcionarios de primera línea vieron las taquigráficas de la call conference, pero la decisión política ya estaba tomada. Dos altos funcionarios de la Casa Rosada confiaron a este medio que intercambiaron mensajes con Nielsen y le dijeron que en las transcripciones no decía lo que el Gobierno argumentaba en las altas esferas y en los medios: que había una intención de Fernández de que no hubiera un segundo desembolso. De hecho, en el entorno del candidato del Frente de Todos están alineados en creer que “siempre es mejor que haya un desembolso”.

 

En las call conference ocurrieron cosas extrañas, como coincidencias en los problemas que tiene Argentina y promesa de seguir charlando con la oposición las veces que fuese necesario. De hecho, la mayoría destacó la voluntad de Nielsen de “no hacer olas”.