Crimen de Karina Fregoso, policiales, Mar del Plata

Una mujer de 50 años, identificada como Karina Fragoso, fue asesinada en el barrio Bernardino Rivadavia, de la ciudad de Mar del Plata, y por el hecho la policía busca a un hombre que quedó filmado por las cámaras municipales cuando la interceptó en la calle al bajar de un colectivo, la abrazó y la dejó luego tendida en el suelo, sin robarle nada.


Fuentes policiales informaron que se aguarda el resultado de la autopsia para determinar la causa de la muerte de la víctima, que en principio habría sido por un traumatismo de cráneo al caer en la calle, ya que no presentaba balazos ni puñaladas.


Un nuevo video de una cámara de seguridad de una casa particular, incorporado en la causa y que fue fundido por el diario La Capital, es la única pista con la que cuentan los investigadores para esclarecer el crimen.


En el video se observa a Fragoso caminando por la calle México con una bolsa y su cartera en la mano. Detrás, aparece la figura de un hombre con campera y capucha que la persigue al trote, sin que la mujer lo note. Fuera de cámara, la alcanza y le dispara en la nuca con un arma cuyo calibre no fue determinado pero se estima que podría ser de 38 milímetros.

 

 

Noticias relacionadas

Karina Cecilia Fragoso se bajó de un colectivo en el cruce de las calles México y Rawson, y a los pocos metros fue abordada por un hombre que la abrazó desde atrás.

 

De acuerdo a lo que fue registrado por las cámaras del Centro de Operaciones de Monitoreo (COM), a los pocos segundos la mujer cayó tendida sobre el asfalto junto a su cartera, que contenía dinero y su teléfono celular.

 

El hombre, en tanto, continuó caminando y se analizan otras cámaras para determinar su recorrido y poder identificarlo.

 

La mujer fue trasladada de urgencia al Hospital Interzonal General de Agudos (HIGA) inconsciente y con un grave traumatismo de cráneo, que sería lo que le provocó la muerte una hora después.

 

En la investigación del hecho, caratulado como "homicidio", interviene el fiscal Leandro Arévalo y efectivos de la DDI de Mar del Plata.