EN ENTREVISTA

Caniggia le respondió a Mariana Nannis: "Estoy sano y nunca cometí violencia de género"

El ex futbolista habló ante las cámaras por primera vez desde que Mariana Nannis lo acusó por violencia de género. "La Justicia determinará quién tiene razón", aseguró.
Lunes 16 de septiembre de 2019

Claudio Caniggia y Mariana Nannis

Claudio Paul Caniggia contó su versión de los hechos por los que actualmente se enfrenta a Mariana Nannis.


"No soy amante de estas cosas: los problemas entre adultos se tienen que resolver entre adultos. Esto es un terrorismo mediático por parte de Mariana. No me gustó para nada porque me parece una carnicería", precisó en "Infama". Además, dijo que no le gusta hablar sobre cuestiones privadas, pero si no lo hace "solo se escucha una versión".


"Después de 29 años, es obvio que hubo momentos muy buenos y momentos malos, como toda relación, pero hubo un desgaste", explicó sobre la ruptura.


"Me molesta que haga acusaciones de adicciones y violencia de género sin pruebas, porque eso es algo condenable. Las acusaciones son totalmente falsas. Hay que demostrar las cosas en la Justicia, con evidencia, pruebas e historiales clínicos. Yo estoy tranquilo porque no va a haber ninguna prueba, nunca cometí violencia de género contra ella ni contra otra mujer. Que su abogado demuestre las cosas ante el juez. Vamos todos a la justicia a ver si es cierto", expresó.


En cuanto a las pericias que pidió el abogado de su ex mujer, Caniggia aseguró que se hizo todos los estudios físicos y psicológicos y que todos arrojaron resultados negativos: "Hice todas las pruebas que la ley pide, nadie tiene coronita, me parece bárbaro. Ya tengo los resultados y no tengo ningún tipo de problema".

 

Noticias relacionadas

"En los últimos dos meses hice 70 mil kilómetros viajando por trabajo, hice clínicas, charlas, conferencias con ex jugadores, y en todos se juegan partidos", sostuvo el ex jugador.
Además, confesó que en el pasado ha tenido "problemas de excesos", pero que fueron "hace muchos años atrás", y advirtió, en referencia a que Nannis dijo que quería "salvar" a su marido: "Nadie debe ser salvado, yo no tengo ningún problema con ninguna adicción".

GENTILEZA AMÉRICA

Sobre sus tres hijos, Axel, Charlotte y Alexander, dijo: "No los quiero involucrar, quiero que tengan buena relación con ella y conmigo. Hace meses que hablo con ellos, y les expliqué bien que la relación se había desgastado y esto no iba a caminar".


"Involucró a gente de mi entorno, gente que está conmigo que es gente sana. Lo preocupante es la gente del entorno de ella, no del mío. El problema es el círculo vicioso que tiene ella. Varios personajes de su entorno aparecieron en televisión y no me conocen. Escuché barbaridades, van a tener que ir todos a declarar a la Justicia. Dicen infinidad de cosas que son falsas, faltaba que aparezca el Pato Donald o Mickey", señaló el ex futbolista.

 

Al finalizar la nota habló sobre su compañero de la Selección, Diego Maradona: "Vi lo que dijo de mí, es recíproco, fue un gran amigo, un gran compañero. Hemos pasado grandes momentos y algunos no tan buenos, a nivel futbolístico. Cada vez que le preguntan por mí sé lo que va a decir, igual si me preguntan a mí por él".

Claudio Caniggia
Mariana Nannis
Entrevista
FUERTES DECLARACIONES

Ricardo Darín, crítico: "Si no existiera la corrupción, no habría pobreza"

El actor aseguró que su profesión no es esencial, hizo una crítica sobre las personas que rompen la cuarentena, y opinó del rol del Estado.
Martes 26 de mayo de 2020

Ricardo Darín, actorRicardo Darín fue crítico en cuanto a la situación actual.

Ricardo Darín hizo contundentes declaraciones sobre la reacción de algunos sectores de la sociedad a la extensión del aislamiento social, preventivo y obligatorio por la pandemia de coronavirus, la importancia de que los actores puedan realizar su trabajo en este contexto, la corrupción y la pobreza, afirmando que si no existiese la primera, no habría esta última.

 

El actor dijo que aquellos que “patalean contra la cuarentena” tienen sus razones, y que en un momento así se pueden trastocar las prioridades por cómo el aislamiento se prolonga en el tiempo. “Es difícil poner por delante una conveniencia colectiva por encima de una personal, sobre todo por la cultura del individualismo que venimos arrastrando desde hace décadas”, reflexionó el actor.

 

Afirmando que “le da vergüenza que se haya dejado de aplaudir a las 21 hs.", el artista opinó que al argentino le cuesta entender que “cuidarnos es cuidar al otro”, y que esto se debe a una cuestión cultural y educativa. “Hay cosas que son incomprensibles, pero vale la pena hacer el ejercicio”, consignó el papá del Chino Darín.

 

“Yo creo que el Estado está haciendo lo que puede. Hay cosas que se le van a escapar. Están tratando de contener y apagar los incendios con las herramientas que tienen, que no son muchas. Ha hecho una cosa muy buena al principio que fue implementar esta cuarentena de forma temprana, sobre todo con la información que tenían de otros países. Después se enfrentaron con realidades distintas, nadie creyó que que podía durar tanto, y hasta hoy no sabemos cuánto puede durar. La realidad la va ir dictando lo que está haciendo este maldito virus con la especie humana. Lo que supongo yo que es más difícil para el Estado, es socorrer a los más vulnerables, a los más frágiles, que están abandonados desde hace tiempo. Cuando uno se entera que tenemos 1500 villas en el conurbano y que el 10% tiene cloacas y el 8% agua potable, uno dice 'esto es tremendo'. ¿Qué le podemos exigir a la gente que entienda? Ojalá el Estado pueda hacer más y no dependieramos de arreglos con cuestiones extranjeras para ver si nos dan una mano, ojalá hubiéramos tenido ese poder desde hace tiempo”, continuó el hombre de 63 años.

 

Ricardo fue consultado sobre el reclamo de muchos de sus colegas para trabajar, y aseguró que la actuación no es una actividad esencial. “Si vos ponés en un orden de prioridades lo que son las actividades esenciales frente a una pandemia, lo son los socorristas, los que van a poner el pecho y atender a los enfermos, quienes están en los hospitales, los elementos de seguridad, y tratar de abarcar y socorrer a todo el mundo es esencial, más los que reparten insumos y se ocupan de nuestra alimentación. Pero también ocurre que si estás encerrado, se empieza a resignificar y revalorar lo que antes tomábamos como natural, como por ejemplo, estar en casa y simplemente disipar tanto tsunami de información, que en su mayor parte es negativa, y que nos agobia, nos deprime, nos entristece, nos angustia, y por eso recurrimos a contenidos artísticos, y ahí nos damos cuenta que 'oh, esto que hacen estos dos muchachos no está tan mal'. Nos ayuda de una forma. La parte emocional y psíquica, el estado de ánimo, es importantísimo"....Entonces sí, con todo el dolor de mi alma, porque pienso en colegas y compañeros, y toda esa gente que no vemos, tengo que decir que nuestra actividad no es esencial”, sostuvo el director, pidiendo que, por más de que para él “suene romántico”, se piense en los demás.

Ricardo Darin
Coronavirus
Entrevista
EN ENTREVISTA

Dramático relato de Rocío Oliva sobre asesinato de su padre: “Lo mataron enfrente de mis ojos”

La ex de Diego Maradona recordó cómo fue el día en el que le pegaron un tiro letal a su papá.
Jueves 5 de marzo de 2020

Rocío OlivaRocío Oliva. 

Rocío Oliva sufrió en 2003 el asesinato de su padre. En ese entonces ella tenía 12 años. 

 

La ex de Diego Maradona recordó aquel trágico momento en una entrevista con Clarín en donde abrió su corazón y relató lo que fue el peor momento de su vida.

 

Oliva comenzó con su relato: "Cuando era chica, era muy charlatana. No era la mejor alumna, sinceramente. Me gustaban mucho las horas del recreo y gimnasia. En gimnasia ganaba todas las competencias, iba a natación, me ponía a jugar al fútbol con las varones y me retaban. La monja De la Cruz me decía que las nenas no podían jugar al fútbol. Tenía que ir con uniforme a la escuela y yo quería ir con el equipo de gimnasia. Si me preguntás por mi infancia, me acuerdo básicamente de eso".

 

Respecto a su paso por el colegio, recordó que repitió séptimo grado: "Sí, en séptimo grado, cuando me fui de esa escuela, que fue cuando pasó lo de mi papá. Eso fue en junio y en diciembre tenía que ir a rendir dos materias para pasar a octavo".

 

"Cuando me iba a poner a estudiar me decía mamá: "No, hija, tenés la cabeza en otra cosa, tranquila, yo ya hablé con la profe y hasta quizá te viene bien hacer un año más". Entonces cuando tu mamá te da esa opción y vos no sos la más estudiosa, pensé en eso y no fui a rendir. Después de eso me cambié de colegio", comentó.

 

"Se habían cambiado muchas compañeras y yo no quería que nadie pensara que estaba triste. Mi papá falleció y, más allá de que yo estaba shockeada porque fue de un día para el otro, creo que a los dos días empecé a ir a la escuela de nuevo. Y todos sabían que éramos súper unidos con mi viejo. Me iba a buscar, yo salía corriendo y lo besaba, lo abrazaba, me le subía... y mis compañeras vieron la tragedia en la tele. Cuando volví a la escuela, entonces, estaba todo el recreo mirándome. Y yo no quería que eso pase", contó.

 

"A mi papá lo mataron cuando yo tenía 12 años, enfrente de mis ojos. Fue una situación horrible. Era el cumpleaños de una primita de 4 años. Estaba lleno de chicos y llegaron los dueños (del salón de fiestas) que eran de Moreno, dos hermanos, los hermanos Nogueira, que son hijos de Pipi Nogueira, un ex concejal de ahí. Tenían poder. Ahora están todos libres, la verdad es que no pasó nada. Yo era muy chica en su momento. Después me llamaron para hacer un juicio, pero nadie lo pudo seguir. Mi abuela era el segundo hijo que perdía, estaba destrozada, y mi mamá era muy joven. Yo tenía 12 años", relató.

 

Respecto a lo que sucedió ese día, recordó: "Habíamos ido el fin de semana anterior a hacer un cumpleaños al mismo lugar, porque somos una familia muy numerosa. La fiesta terminaba a las 10 de la noche. Todos bailando, divino el salón, con canchas de fútbol y demás. Y cuando vienen estos dos hermanos y dicen que terminó el cumpleaños, mi tío le dice "¿por qué no me dejás dos horas más? Te pago lo que vos me digas y a las 12 nos vamos todos". Dijeron que perfecto, que, por decir algo, por 300 pesos más podían quedarse dos horas más. Y así fue, ese día terminó la fiesta en paz."

 

"Estaba en el medio del salón, mirando todo. Mi mamá no había ido. Mi papá era muy joven, tenía 36 años, y a esa edad a muy pocas cosas les tenés miedo. Él defendía mucho a su familia. Y en este caso cuando vio que salían con el arma hacia afuera, salió. Uno tenía una escopeta que había sacado del baúl del auto, con la que podía apuntar a todos, hasta a los chicos, para abrir camino. Entonces mi papá, cuando ve que quieren salir y no pueden, se mete entre los autos y se encuentra con uno. Le quiere tirar una trompada sin pensar que estaba armado. Mi papá medía 1.85 metros, y el tipo ve que se le venía mi viejo y tira la última bala que tenía. Le da justo en el estómago y se va con el otro por atrás. Dejaron el auto ahí y todo", comentó.

 

"En la puerta del salón, mirando justo cómo caía mi papá. Pasaron por al lado mío ellos. Mis tías, a los chicos bebés, por la desesperación porque no sabíamos lo que estaba pasando, los tiraban como una pelota de fútbol hacia el otro lado (del salón). Después fuimos al hospital", cerró.

 

Rocio Oliva
Entrevista
Asesinato