Twitter, redes sociales, REUTERS

La justicia de Mendoza a través de "La Cámara de Apelaciones Civil" ordenó a una tuitera de 20 años a pagar más de 100.000 pesos por haber creado un “hilo” en el que otras usuarias denunciaron por abuso sexual a alumnos de distintos colegios secundarios.

 

Los padres de cinco de los chicos "escrachados" con nombre, apellido y foto se unieron para iniciar la demanda. Ninguno tiene una denuncia en la Justicia por los delitos por los que se los acusó en Twitter.

 

En diciembre de 2018, María Victoria Coria tenía 9.000 seguidores cuando abrió el "hilo" en el que invitó a denunciar a abusadores sexuales. Como alegaría luego en su defensa, logró generar un gran movimiento.

 

Noticias relacionadas

Victoria se presentó a juicio el 26 de diciembre de 2018 y dijo que lo había borrado el 20 de diciembre, debido a que había recibido amenazas. Pero "no se ha adjuntado las constancias de dicho expediente penal (el de las amenazas) que justificasen que dicho hilo fue quitado con motivo de las mismas", se lee en el fallo de esta semana. Victoria no conocía a las alumnas que realizaron las denuncias. Tampoco a los denunciados. La única relación es que ella es estudiante de Derecho en la Universidad Nacional de Cuyo, institución de la que dependen los secundarios a los que asistían estos alumnos.

 

Uno de los cinco chicos denunciantes llegó a esta causa sólo por un "error". En ese hilo había un homónimo de él. Querían denunciar a otro presunto abusador sexual, pero subieron la foto de la persona equivocada. "Victoria nunca puso en duda la veracidad de esas denuncias. Sólo dijo que no las conocía a ellas ni a ellos. Sí conoce víctimas de cuatro de estos chicos que no se animan a denunciar. Y nosotras no vamos a obligarlas", dijo Florencia Alderis, abogada de la tuitera junto a Patricia González Prado.

 

¿Por qué fueron contra Victoria y no contra las usuarias que sumaron sus denuncias? "Fueron contra ella para que sea aleccionador. Ella es una referente feminista en el ámbito de la universidad. Detrás de estos chicos hay familias que buscan limpiar el 'buen nombre' de estos alumnos. Esto es para asustar a las chicas, para que no denuncien", sigue Alderis.

 

La cuenta personal de Victoria ya no existe. Y el "hilo" fue eliminado dos días después de que Victoria fuera notificada por los denunciantes. Por eso, en primera instancia, el juez Darío Penisse determinó que el asunto de la causa debía considerarse “abstracto”, debido a que el escrache no existía más. Pero el proceso judicial no terminaría ahí.

 

Esta semana, si bien el fallo dictado por los camaristas Gustavo Colotto, Sebastián Márquez y Claudia Ambrosini confirma que el asunto de la causa debe ser considerado “abstracto” porque la chica terminó borrando los tuits, establece que los honorarios de las abogadas intervinientes, tanto de la querella como de la defensa, deben correr por cuenta de Victoria. De ahí surgen los $ 100.000.