Amistoso internacional, Alemania vs. Argentina, REUTERS

La Selección argentina mostró dos caras, una en cada tiempo, y logró remontar un 2 a 0 para alcanzar un empate 2 a 2 ante Alemania en el encuentro amistoso que disputaron en la ciudad germana de Dortmund.


El conjunto alemán se imponía con los goles de Serge Gnarbry, a los 15 minutos, y Kai Havertz, a los 21, ambos en el primer tiempo.


En el complemento, el conjunto albiceleste llegó a la igualdad a través de Lucas Alario, a los 20, y Lucas Ocampos, a los 40.


El próximo domingo, Argentina enfrentará a Ecuador en el estadio del Elche, en la ciudad española de Alicante.


Argentina se mostró, en principio, con buen control del balón, aunque cierto fue que Alemania hizo una presión cubriendo espacios, para salir a una velocidad supersónica por momentos, que dejó a la defensa albiceleste muy a contrapierna.


En ese contexto, Alemania se mostró muy efectiva por los laterales y aprovechó las desinteligencias de Paredes y la falta de actividad de Rojo.

Noticias relacionadas


A los 15 Gnarby le ganó a Otamendi y tocó de manera suave ante la salida de Marchesín -que minutos antes había tapado una jugada clara- poniendo el 1 a 0.


Al poco tiempo, Rojo intentó salir y la contra de los germanos terminó en el segundo gol, esta vez a través de Havertz, ante una Argentina desconcertada por donde se la pudiera mirar.
Encima, a los 30 Halsterberg estrelló un tiro libre en el travesaño, pero la respuesta llegó con un disparo de De Paul que pegó en el poste derecho de Ter Stegen.


Para el complemento Scaloni movió el banco de suplentes y mandó a Acuña y Ocampos por Rojo y Angel Correa, ambos de flojo desempeño.

 

El "Huevo", ex Racing, fue vital en la banda izquierda para ayudar a Tagliafico, y en otra jugada inteligente del DT argentino, Alario saltó a la cancha para acompañar a Lautaro Martínez.

 

Un centro de Acuña desde la izquierda encontró la cabeza de Alario para el 1-2 parcial, y desde ahí Argentina pasó a dominar el trámite del juego, en especial por la gran capacidad de Paredes para manejar el balón.

 

Argentina apostó a las bandas y no tanto por el centro, para encontrar los huecos y desnivelar a los laterales locales, y el balón comenzó a estar más tiempo en terreno blanco que en el albiceleste.

 

Un remate de Alario que se fue cerca del poste derecho de Ter Stegen casi se convierte en el empate, algo que llegaría más adelante, en momentos en que Alemania mostraba algo de desconcierto en la última línea.

 

Tras una buena recuperación de Paredes cerca del área rival, le quedó el balón a Alario, quien tras penetrar en zona de definición, cedió a Ocampos para determinar la igualdad.