Crisis en Ecuador, habla argentina radicada en el país, Canal 26

El Gobierno de Ecuador y los manifestantes que rechazan las medidas de austeridad del presidente Lenín Moreno no llegaban a un acuerdo el viernes, una posibilidad que aún parece lejana ya que ambas partes se han mantenido firmes en sus posiciones tras nueve días de protestas. Stefania Erazo, argentina radica hace años allí, habló con CANAL 26 y contó cómo se vive en el país sudamericano.

 

"Vivo en un barrio apartado de donde son los problemas, pero estamos con mucho cuidado porque es peligroso con transporte limitado y preferimos no salir de la casa, salvo por lo necesario", expresó.

 

"Hay tensión en el país, últimamente había problemas en la cuestión laboral y a todos nos afectó la migración de los hermanos venezolanos que fue un punto de ebullición", comentó.

Noticias relacionadas

"Los indígenas han tenido sus propias leyes en sus pueblos, con propio sistema de justicia y nosotros creemos porque la mayoría se dedica a la agricultura y entonces con el aumento del combustible eso los afecta directamente", manifestó. 

 

"Otra cosa es que a raíz del precio de la nafta, subieron los pasajes de micro. El promedio de salario es entre 400 y 600 dólares, con la llegada de inmigrantes el salario es menos y están en negro. Los ecuatorianos que antes ocupaban esos puestos se estaban quedando sin trabajo", cerró.

 

 

Las protestas, las peores en más de una década, comenzaron la semana pasada tras el anuncio de Moreno de un paquete de medidas que apuntan a reducir un abultado déficit fiscal y en el marco de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por unos 4.200 millones de dólares.

 

Los bloqueos en carreteras del centro y norte del país han complicado el abastecimiento de alimentos y derivados. Por su parte, el sector petrolero registraba pérdidas acumuladas hasta el jueves de unos 520.000 barriles de crudo, según datos oficiales.

 

Moreno, quien traslado el gobierno a Guayaquil, decretó un estado de excepción y luego un toque de queda nocturno, ha dicho que no renunciará, ni derogará las medidas porque son necesarias para mejorar la economía dolarizada del país petrolero.