Incidentes en Barcelona, REUTERSManifestantes tomaron las calles de Barcelona, REUTERS

El Tribunal Supremo de España dio a conocer la condena que deberán cumplir los doce líderes independentistas catalanes procesados por sedición y malversación tras la declaración unilateral de independencia de 2017.

 

Oriol Junqueras, el ex vicepresidente de Cataluña recibió una sentencia de 13 años de cárcel por los cargos de “sedición en concurso medial” – es decir cuando es necesario cometer un delito para cometer otros- y “malversación”. La exautoridad fue el procés que deberá cumplir la pena más alta.

 

Según detalla El País, tres ex consejeros deberán enfrentar una pena de 12 años de prisión por los mismos delitos que Junqueras; otros dos ex ministros deberán fueron absueltos del cargo de malversación, por lo que, deberán cumplir 10 años. Mientras que la ex presidenta del Parlamento, Carme Forcadell, recibió una pena de 11 años y medio por sedición.

 

Noticias relacionadas

Por otro lado, las personas que menos tiempo deberán cumplir encarcelados fueron tres ex consejeros que resultaron absueltos del delito de malversación de fondos públicos. Se trata de Santi Vila, Carles Mundó y Meritxell Borràs, quienes estarán inhabilitados para cargos públicos por un año y 10 meses; y deberán pagar una multa de 200 euros durante 10 meses.
Los estudiantes universitarios fueron los primeros en movilizarse minutos después de que se hizo público el histórico fallo que condena a los dirigentes políticos y sociales independentistas de hasta 13 años de cárcel por sedición, máxima pena que recibió el ex vicepresidente catalán Oriol Junqueras.

Incidentes en Barcelona, REUTERS

Las organizaciones ciudadanas Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Ómnium Cultural también llamaron a la movilización. Por el momento no se produjeron disturbios ni enfrentamientos con las fuerzas de seguridad que custodian fuertemente las infraestructuras ferroviarias, subterráneos y edificios institucionales sensibles, como el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña.

 

La expectativa, no obstante, está en las acciones que puedan surgir de la plataforma Tsunami Democrático, que a las 13 hora local anunciaría a través de las redes sociales su primera acción de "resistencia pasiva".


Columnas de jóvenes cortaron el tráfico a la altura de la zona universitaria de Barcelona, en la Avenida Diagonal, y otros puntos centrales como la Vía Augusta, Gran Vía y Vía Laietana, a su paso hasta llegar a la plaza Cataluña, en el corazón de la ciudad, donde al mediodía estaba convocada una concentración.

Incidentes en Barcelona, REUTERS

El independentista Sindicato de Estudiantes de Los Países Catalanes (SEPC) hizo un llamado a la "desobediencia masiva" permanente, según un comunicado publicado en las redes sociales.

 

"Solo conseguiremos la liberación nacional desde las calles", aseguran. "Apostamos por hacer de los estudiantes, una vez más, la punta de lanza del independentismo popular", añadieron.

Incidentes en Barcelona, REUTERS

Incidentes en Barcelona, REUTERS

Los estudiantes también cortaron rutas en otros puntos de Cataluña y se concentraron junto a trabajadores de la administración pública en ciudades como Girona, uno de los núcleos del independentismo.


Decenas de manifestantes independentistas se concentraron también ante las puertas de la sede de Ómnium Cultural, en el céntrico barrio del Example, para reclamar la libertad de su líder, Jordi Cuixart, condenado a 9 años de prisión.