Lacunza, tras reunión con el FMI y Banco Mundial, NALa directora del FMI, Kristalina Georgieva con el ministro de hacienda, Hernan Lacunza, NA.

El ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, aseguró que la Argentina tiene un "problema de liquidez, no de solvencia", y se mostró confiado en que tras las elecciones se podrá avanzar con la renegociación de deuda, siempre que se mantenga la disciplina fiscal.

 

Lacunza dijo que "el tipo de cambio actual es superior al de equilibrio, fue irracional lo que se disparó después de las PASO, y las medidas que tomamos tienden a estabilizar el mercado pensando en los más vulnerables, sabiendo que son medidas de carácter transitorio".

 

Durante una videoconferencia con el 55° Coloquio de IDEA realizada desde la sede del Banco Mundial en Washington, Lacunza dijo que la Argentina, "a raíz del resultado de las PASO, sufrió un cierre de financiamiento voluntario y entró en un problema de liquidez, no de solvencia".

 

Noticias relacionadas

"Superada la coyuntura electoral, si el oficialismo es reelecto las dudas se disiparán, y si el voto no nos acompaña habrá que encarar un proceso de renegociación de la deuda manteniendo la disciplina fiscal", sostuvo el funcionario.

 

Sobre el encuentro con representantes del FMI y del Banco Mundial, Lacunza dijo que fue una "reunión muy constructiva, venimos a representar a la Argentina independiente del proceso electoral para, una vez superada la coyuntura electoral, seguir con el programa con el FMI".

 

"El objetivo es desahogar los vencimientos del próximo período y, con un perfil más desahogado, restablecer el equilibrio en el mercado financiero y de cambios, y entonces las medidas que nos vimos obligados a tomar se verán obsoletas", sostuvo Lacunza.

Hernán Lacunza en el Coloquio de IDEA, AGENCIA NAHernán Lacunza en el Coloquio de IDEA, AGENCIA NA. 

El ministro dijo que "la reunión con el FMI fue el epílogo de los encuentros de trabajo de estos días. Vinimos a compartir con el Fondo nuestras proyecciones y políticas, para que una vez resuelta la situación electoral, avanzar, porque la Argentina cumplió sus objetivos y obligaciones".

 

Lacunza estimó que la deuda asciende a unos US$ 310.000 millones, al señalar que "la variación de deuda es la suma del déficit fiscal de todo ese período, si uno le suma el arreglo con los holdouts".

 

Dijo que la deuda "equivale al 68% del Producto Bruto, no es insostenible, pero tenemos que tener menos déficit fiscal".

 

"La deuda sigue siendo elevada producto de un gasto creciente. Hay que mantener la consistencia fiscal en cualquier reforma de naturaleza tributaria. Y consolidar la trayectoria fiscal tiene que ver con la negociación de la deuda", señaló.

 

El ministro de Hacienda admitió que en materia de inflación y bienestar este gobierno "evidentemente no cumplió las expectativas" y señaló que "si uno no tiene equilibrios macroeconómicos en todos los frentes, el externo, fiscal y monetario, termina repercutiendo en inestabilidad del tipo de cambio y se traslada a la inflación".

 

Cuestionó la "irresponsabilidad de haber dejado subir la inflación a fines de la década pasada" y sostuvo que los objetivos de reducción inflacionaria fueron "demasiado ambiciosos y la política fiscal y monetaria, y sostuvo que uno de los principales pasivos de esta gestión".

 

"Creemos que el tipo de cambio actual es superior al tipo de cambio de equilibrio, es 60% mayor al de abril de 2018", señaló.

 

Consideró que "la pasión con la cual discutimos el día a día no es saludable cuando nos dejamos cruzar con grietas ideológicas".

 

Destacó que "hay consensos que se están recorriendo, como el orden institucional, la protección de los más vulnerables no se negocia, casi tres cuartas partes del presupuesto está asociado a lo social, ahora vemos los beneficios de haber hecho un sistema financiero robusto, lo cual sirvió ahora".

 

Dijo que "el equilibrio fiscal es otra de las condiciones necesarias, para el próximo período hay consenso de que priorizar la estabilidad, hay que reconocer la prudencia de las fuerzas políticas. En el próximo período de gobierno debemos estar de acuerdo en generar políticas de una coalición exportadora y proempleo".

 

El ministro de Hacienda admitió que la presión tributaria es alta, pero dijo que es "inferior a hace cuatro años, teniendo en cuenta que bajó en 3 puntos del Producto, disminuyó Ganancias, los impuestos al trabajo, débitos y créditos a cuenta de ganancias, Bienes Personales, y retenciones a las exportaciones".

 

También destacó que la provincia de Buenos Aires bajó el impuesto a la energía.