Glifosato: el costo humano de los agroquímicos y la lucha contra sus efectos, Canal 26

Según la Organización Mundial de la Salud, el Glifosato está directamente vinculado al Cáncer. Por esa razón, hay tantos casos en la población que vive en cercanías de cosechas que se ven expuestas a fumigaciones.

 

Un informe exclusivo de Canal 26 analiza en detalle esta problemática que afecta no sólo a nuestro país sino a escala mundial.

 

Semanas atrás, Marcelo Tinelli cuestionó el uso del glifosato en la producción agropecuaria y estalló la polémica.

 

Noticias relacionadas

Desde su cuenta de Twitter, el conductor televisivo dijo que el glifosato “está prohibido en 74 países, y en argentina siguen fumigando a personas, escuelas, y a los alimentos que comemos”.

 

En diálogo con Canal 26 Pino Solanas expresó que "es un veneno de efectos fuertísimos" tanto para plantas como para los seres humanos.

 

Desde 2015 la sustancia está considera por la Organización Mundial de la Salud  como "cancerígeno probable". Se usa bajo distintas marcas, pero la más conocida de ellas el Roundup, fabricado por Monsanto.

 

En nuestro país fue Fabián Tomasi, el símbolo de la lucha contra los agrotóxicos. Durante años realizó tareas de carga y bombeo en una empresa de fumigación. Su imagen se hizo mundialmente conocida cuando Pablo Piovano lo retrató en su exposición el costo humano de los agrotóxicos.

Glifosato: el costo humano de los agroquímicos y la lucha contra sus efectos, Canal 26

Fabián Tomasi también fue portada del libro Envenenados: una bomba química nos extermina en silencio, del escritor y periodista especializado Patricio Eleisegui.

 

En Argentina, el uso del glifosato y de otros pesticidas no paró de crecer durante la década pasada. Según un estudio realizado en 2014 por el ministerio de salud argentino, el comercio de productos fitosanitarios –plaguicidas y fertilizantes– aumentó un 48,7% entre 2002 y 2008. Ese año, se comercializaron un total de 225 millones de litros de estos químicos, de los cuales cerca de un 75% fueron herbicidas.

 

Las empresas comercializadoras de este tipo de productos aseguran que sus estudios demuestran que el glifosato no es perjudicial para la salud humana basándose en lo que llaman "abrumadora evidencia científica". Sin embargo, la OMS introdujo el pasado año ese principio activo dentro de las sustancias calificadas como "probablemente cancerígenas".

 

La organización internacional recuerda que el glifosato es el herbicida de mayor uso mundial. Se utiliza en más de 750 productos diferentes para aplicaciones agrícolas, forestales, urbanos y en el hogar.

 

Su uso se ha incrementado notablemente con el desarrollo de variedades de cultivos transgénicos y precisa que el agroquímico "ha sido detectado en el aire durante la pulverización, en agua y en los alimentos".

 

Reconoce además que la población "está expuesta principalmente a través de la residencia cerca de las zonas fumigadas".

 

Con la nueva evaluación, el glifosato fue categorizado en el 'grupo 2a', que significa en parámetros de la Organización Mundial de la Salud: "probablemente cancerígeno para los seres humanos".

 

Esta categoría se utiliza cuando hay "pruebas limitadas" de carcinogenicidad en humanos y "suficiente evidencia" en animales de experimentación.

 

La evidencia "limitada" significa que existe una "asociación positiva entre la exposición al químico y el cáncer" pero que no se pueden descartar "otras explicaciones".