Masacre en México, familia

La masacre de nueve miembros de una familia mormona de doble nacionalidad en la frontera entre México y Estados Unidos, seis niños y tres mujeres, atribuida a una banda criminal por razones aún desconocidas, generó estupor en ambas naciones y tensiones bilaterales.


Los miembros de la familia LeBaron transitaban en la frontera entre los estados de Sonora y Chihuahua, cerca de los límites con Estados Unidos, cuando hombres armados los emboscaron, aparentemente según el ministro de Seguridad Pública Alfonso Durazo, al confundirlos con miembros de una banda rival.

 

Julián LeBaron, un activista anticrimen, confirmó que 9 personas de su familia murieron, 6 de ellas niños y 3 mujeres y 6 resultaron heridas.

 

Durante la emboscada de presuntos miembros del crimen organizado a dos furgonetas donde viajaban miembros de una misma familia de apellido LeBaron de mormones mexicano estadounidenses, perecieron tres mujeres y seis niños, dos de ellos recién nacidos y otras 6 personas resultaron heridas.

Noticias relacionadas

Masacre en México, restos de auto de la familia, REUTERS


Lograron escapar con vida ocho niños, algunos de ellos bebés. Unos pudieron esconderse entre la maleza, otros caminaron por kilómetros en busca de ayuda. Un bebé fue escondido por su madre en el suelo de su camioneta Suburban.


Kendra Miller, Devin Blake Langford, de 13 años, no sufrió heridas y caminó 22,5 kilómetros de regreso a La Mora, donde queda su casa, para pedir ayuda.


Mckenzie Rayne Langford, caminó horas a oscuras y fue encontrada recién después de que los demás fueron rescatados.

Masacre en México, restos de auto de la familia, REUTERS


Entre los fallecidos había una mujer, sus mellizos de ocho meses, su hija de 10 años y otro hijo de 12. También otra madre, que yacía tendida en el asiento delantero de otro Suburban junto a los cuerpos baleados de sus hijos de 11 y 2 años; y una tercera, cuyo cuerpo baleado apareció a unos 15 metros de su coche, en la montañosa zona de Sonora.