Liberación de Lula Da Silva, REUTERSLiberación de Lula da Silva en Brasil, REUTERS

Luiz Inácio Lula da Silva recuperó la libertad después de 580 días luego de que la Corte Suprema cambiara un aspecto de la jurisprudencia que permite continuar apelando pero en libertad hasta que el tribunal defina.

 

El ex presidente tiene ocho causas en total, dos con condena. De esas dos, una solo en primera instancia.

 

Preso desde el 7 de abril del 2018 en una celda de 15 metros cuadrados con baño en la Superintendencia de la Policía Federal de Curitiba, Lula fue liberado por el juez Danilo Pereira Júnior, del juzgado penal federal 12 de Curitiba, quien atendió un pedido de la defensa del ex mandatario.

 

Noticias relacionadas

La defensa de Lula niega que el ex presidente haya sido propietario del inmueble por el que se lo condenó y, en cambio, busca anular ese y otros procesos en su contra asegurando que fue víctima del “lawfare”, o el uso del derecho con fines de persecución política. Además, quiere que la Corte trate rápidamente un habeas corpus para declarar a Moro sospechoso de parcialidad, abriendo el camino a la anulación de los procesos contra el ex mandatario.

 

Lula quedará como el principal antagonista de Jair Bolsonaro, pese a que el ex mandatario continúa inhabilitado para inscribir su candidatura para un cargo electivo debido a la Ley de Ficha Limpia, que impide postulaciones a ciudadanos con condenas en segunda instancia. Una eventual anulación de los procesos en su contra, con la consiguiente extinción de las condenas, eliminaría ese impedimento. Lula dejó la cárcel sin tobillera electrónica para monitoreo y su pasaporte no fue retenido, por lo que podrá viajar fuera de Brasil.