Lula en San Pablo en sindicato de metalúrgicos, REUTERSLula en San Pablo, REUTERS

El ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, liberado tras pasar 580 días en la cárcel condenado por corrupción, llegó este sábado al sindicato en que se atrincheró en abril de 2018, cuando se ordenó su prisión.

 

Lula fue recibido por cientos de personas que se aglomeraron en la sede del sindicato metalúrgico de Sao Bernardo do Campo, ciudad vecina a Sao Paulo en la que inició, como líder obrero, la vida política que le llevó finalmente a la Presidencia, en 2003.


Lula da Silva recuperó la libertad tras pasar 19 meses preso como parte de una condena de 8 años y 10 meses por corrupción.


El juez federal Danilo Pereira Junior dictaminó esta tarde la liberación inmediata del ex mandatario luego de que el jueves el Tribunal Supremo (STF) resolviera que las penas de prisión empezarán a cumplirse solo cuando el acusado agote todos los recursos disponibles.
Citando la decisión del máximo tribunal judicial, el magistrado resolvió en un fallo de menos de dos páginas que ya "no existen fundamentos para la ejecución de la sentencia".


El fundador del Partido de los Trabajadores (PT) abandonó la prisión de Curitiba esta tarde y fue ovacionado por una multitud que se congregó en las inmediaciones del lugar desde el jueves a la noche.

Noticias relacionadas


Alberto Fernández y Cristina Kirchner utilizaron la red social Twitter para enviar mensajes sobre la liberación de Lula.


"Conmueve la fortaleza de @LulaOficial para afrontar esta persecución (solo esa definición le cabe al proceso judicial arbitrario al que fue sometido). Su entereza demuestra no solo el compromiso sino la inmensidad de ese hombre", tuiteó Fernández.


"Cesa hoy una de las aberraciones más grandes del Lawfare en Latinoamérica: la privación ilegítima de la libertad del ex Presidente de la República Federativa de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva. #LulaLivre", escribió la vicepresidenta electa.


Tras recuperar su libertad, Lula les habló a sus seguidores que fueron a recibirlo. "No encarcelaron a un hombre, quisieron matar una idea", afirmó.