Combustibles, nafta, expendedora, estación de servicio, NA

La semana próxima vence el decreto que congeló por 90 días el precio de los combustibles y del barril de crudo y el Gobierno ya tiene la decisión tomada de no prorrogarlo.


Además, el lunes caduca un compromiso voluntario que tomaron las cadenas de supermercados Carrefour y Walmart para no aplicar incrementos en sus productos por 15 días. La decisión podría implicar remarcaciones en los artículos de consumo masivo.


Pero ya este lunes se termina con aumentos de Danone, Procter & Gamble, Ledesma, SanCor, Papelera del Plata, Quickfood, Las Marías, Bianchi y Femsa (la embotelladora de Coca-Cola en Buenos Aires).


Ya en el inicio de noviembre han circularon listas con remarcaciones de Unilever, Arcor, Mondelez, Molinos (tapas para empanadas), Adecoagro, Mastellone, Nestlé, Ledesma y Danone otra vez. Algunos están siendo trasladados y otros no.


El Gobierno nacional ya había oficializado la suba de impuestos a los combustibles líquidos, después de mantener postergados los incrementos desde mayo pasado por las elecciones.



Los empresarios están a la espera de que venza la norma para definir nuevos aumentos de precios, ya que todavía mantienen un retraso en torno al 15%, coinciden en el sector.
La decisión en encarece el precio de los combustibles para generar una mayor recaudación al Estado fue oficializado a través del Decreto 753/2019.

Noticias relacionadas

 

El decreto modificó las fechas establecidas en un decreto anterior, y determinó que para los hechos imponibles que se perfeccionen desde el 1 de setiembre y hasta el 31 de octubre últimos, deberán mantenerse los montos del impuesto que correspondan al 31 de agosto de 2019.

 

Hasta este decreto, ese plazo había sido fijado hasta el 30 de noviembre, y recién a partir del 1 de diciembre comenzaba a aplicarse la suba total del gravamen.

 

En cambio ahora, se estableció que desde el 1 de noviembre último deberá considerarse el incremento total en los montos del impuesto.

 

Así, para los hechos imponibles que se perfeccionen entre el 1 y el 30 de noviembre, ambas fechas inclusive, el incremento en los montos del impuesto será de $0,142 por litro para las naftas, y de $0,27 para el gasoil.

 

Los productos alcanzados por la medida son nafta sin plomo, hasta y de más de 92 RON, nafta virgen, y gasoil.

 

Desde el sector aseguran que habrá aumentos escalonados hasta diciembre para compensar el 15% de retraso que aún mantienen los precios. El precio de los combustibles que se ve reflejado en los surtidores de las estaciones de servicio depende de varios factores: el precio internacional del crudo, el valor del dólar, los impuestos a los combustibles (el Impuesto a los Combustibles Líquidos y el impuesto al dióxido de carbono) y el precio de los biocombustibles.

 

En diciembre, la secretaría de Energía dispondrá un nuevo aumento de impuestos (otro 6%) que se trasladará a los surtidores, pero podría haber antes otra suba de las naftas entre 4% y 5%, dijeron fuentes de la industria.

 

El impuesto a los combustibles se previó que se actualizase por trimestre calendario sobre la base de las variaciones del Índice de Precios al Consumidor (IPC), considerando las variaciones acumuladas desde enero de 2018, inclusive.

 

Sin embargo, el Gobierno desde el 28 de mayo último postergó en cuatro oportunidades, hasta la actual aplicación del incremento.

 

El congelamiento del precio de los combustibles y el barril por 90 días, dispuesto como parte del paquete de medidas pos PASO, generó una fuerte resistencia por parte del sector petrolero y de los gobiernos provinciales, que se presentaron ante la Justicia con diversos amparos.