Bolivia, Evo Morales, NAEvo Morales, NA

Un clima de caos y anarquía predominaba este lunes en Bolivia tras la renuncia a su cargo del presidente Evo Morales, después de que el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de Bolivia, Williams Kaliman, apoyado por la policía reconocieran públicamente que le habían "sugerido" el alejamiento.

 

Kaliman sostuvo que contaba con el apoyo del comandante de la Policía Boliviana, Yuri Calderón, a pesar de la convocatoria de unas nuevas elecciones generales, según la escasa y a veces confusa información que emitían diversas cadenas informativas internacionales.


En la última hora, la OEA volvió a emitir un comunicado donde rechaza cualquier "salida inconstitucional" al conflicto del país limítrofe a casi 24 horas de la renuncia de Morales.

 

COMUNICADO: 

Noticias relacionadas


"Frente a la crisis política e institucional en Bolivia, la Secretaría General de la Organización de los Estados Americanos (OEA) rechaza cualquier salida inconstitucional a la situación.

 

La Secretaría General llama a la pacificación y al respeto al Estado de Derecho.

 

En este sentido, la Secretaría General solicita que en forma urgente se reúna la Asamblea Legislativa Plurinacional de Bolivia a los efectos de asegurar el funcionamiento institucional y nombrar nuevas autoridades electorales que garanticen un nuevo proceso electoral.

Asimismo, es importante que la justicia continúe investigando las responsabilidades existentes respecto a la comisión de delitos vinculados al proceso electoral celebrado el 20 de octubre, hasta las últimas consecuencias."

Bolivia se encuentra en una crisis política y social desde el día después de las elecciones generales del pasado 20 de octubre, cuando comenzaron las sospechas de un fraude para favorecer la reelección de Morales para un cuarto mandato hasta 2025.

 

Morales había anunciado nuevas elecciones este domingo por la mañana, tras más de dos semanas de huelgas ciudadanas en contra del fraude y enfrentamientos entre sus detractores y partidarios, además de los motines policiales en los dos últimos días.

 

Horas antes, un informe de la Organización de Estados Americanos (OEA) había advertido de graves irregularidades en los comicios generales en Bolivia, lo que contó con el aval del gobierno de los Estados Unidos.

 

Todo esto precipitó la salida de Morales y su vicepresidente, Álvaro García Linera, empujados por el comando en jefe de las Fuerzas Armadas.