Evo Morales en México, ReutersEvo Morales junto a Marcelo Ebrard. REUTERS.

El arribo de Evo Morales a México se registró en medio de incidentes y protestas en el aeropuerto, en el país bajo el gobierno de Andrés Manuel López Obrador. El presidente saliente de Bolivia llegó a la Ciudad de México como asilado político, después de que el avión de la Fuerza Aérea azteca en el que se transportaba tuviera que sortear numerosos imprevistos. 

 

Minutos antes de arribar se anunció que se demoraba la llegada del ex presidente de Bolivia a  tierras mexicanas porque hubo varios países que no autorizaron que el avión sobrevuele su espacio aéreo.

 

El avión partió de Bolivia, que aceptó el ingreso del avión mexicano a su país. Siguió su rumbo camino a Perú, que otorgó la autorización de vuelo y la aeronave bajó a recargar combustible.

 

Noticias relacionadas

Pero cuando la nave iba a sobrevolar el cielo boliviano le informaron que el permiso "ya no era válido". Tuvieron que regresar a Perú.

 

Tras estos incidentes, se llegó a una situación donde Bolivia, Perú y Ecuador terminaron decidiendo que no les daban permiso aéreo para sobrevolar. 

Evo Morales en México, Canal 26El saludo de Evo en su llegada a México.

Pasadas las 14 horas, Evo bajó del avión y saludó sonriente con su mano. Fue recibido con un abrazo por la cancillería mexicana. Marcelo Ebrard es el Ministro de Asuntos Exteriores.

 

En una conferencia de prensa junto a su ex vicepresidente Álvaro García Linera, el ahora ex presidente reiteró haber sido víctima de un "golpe de Estado" y agradeció al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, por "salvarle la vida".

 

"Renuncié para que no haya más hechos de sangre ni enfrentamientos", declaró tras describir la "política de escalamiento", saqueos y amenazas que llevó a la renuncia de varios intendentes y miembros de su gabinete.

 

MÉXICO Y EL PERIPLO DE EVO MORALES Y SUS ACOMPAÑANTES


El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y el responsable de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, explicaron el complicado periplo de la aeronave que fue al rescate de Evo Morales y lo sacó de Bolivia.

 

Las autoridades de México ofrecieron una conferencia de prensa en el Distrito Federal a la espera del avión que transporta al renunciante presidente de Bolivia junto a familiares y dos ex funcionarios.

 

El secretario de Relaciones Exteriores de México explicó que AMLO dio la orden de mandar a un avión del Ejército mexicano a recoger a Morales en Bolivia, pero precisó que la tripulación se enfrentó a una serie de problemas legales con los trámites para entrar y salir de diferentes naciones.

 

"Ha sido un periplo por distintos lugares y decisiones políticas", añadió.

 

El avión viajó desde México a Perú, donde hizo escala en Lima, pero ya en Bolivia, la gestión político humanitaria se topó con el imperante.

 

A la tripulación se le negó el permiso para recoger a Morales, por lo que la aeronave tuvo que regresar al Perú, a la espera de una autorización de ingreso a Bolivia. "Ayer nadie nos pudo decir quién está a cargo en Bolivia", explicó este martes el canciller mexicano.

 

Una vez conseguida la autorización para ingresar a Bolivia, la ruta que tenían prevista para trasladar al presidente depuesto era viajar a través de Perú y después tomar aguas internacionales.

 

Originalmente se tenía el permiso del Gobierno de Martín Vizcarra, pero con Evo Morales ya en el avión, el canciller peruano notificó a Ebrard que, por decisiones políticas, se cancelaba el permiso.

 

Ante la negativa del Gobierno peruano, Ebrard habló con el canciller de Paraguay, quien accedió a que el avión mexicano descendiera en la ciudad de Asunción para reabastecerse.

 

Las comunicaciones se daban en medio de un clima de tensión en el que los simpatizantes del presidente obligado a renunciar custodiaban el aeropuerto donde abordó el avión, en Bolivia.

 

Más tarde, Paraguay denegaría la salida del avión mexicano, situación que pudo revertir la embajada de la nación azteca en tierra guaraní.

 

A su partida, Bolivia impidió que la aeronave mexicana sobrevolara de regreso su espacio aéreo, por lo que se tuvo que solicitar permiso a Brasil y luego a Perú.

 

Los problemas reaparecieron en Ecuador, porque el Gobierno de Lenín Moreno también se negó a permitir el paso de la aeronave.

 

A partir de ahí, el avión logró sobrevolar aguas nacionales mexicanas. "Es como un viaje por la política latinoamericana, de cómo se toman las decisiones y los riesgos que se corren", comentó Ebrard.

Evo Morales en México, Canal 26

Cuando se le cuestionó al secretario de Relaciones Exteriores mexicano si el asilo político concedido a Morales no provocará tensiones diplomáticas entre México y los Estados Unidos, el canciller respondió que la relación entre ambos países vive un buen momento.

 

"La buena relación con EEUU no debe basarse en la sumisión, sino en el respeto. Por lo tanto no esperamos un reclamo de la posición que México ha tomado de acuerdo con su Constitución. No lo hemos tenido y no lo esperamos", expresó.

 

El Gobierno de EEUU, a través del presidente Donald Trump, había calificado el derrocamiento de Evo Morales en Bolivia como "un momento significante para la democracia en el hemisferio occidental".

 

En La Paz, la crisis crece con el correr de los minutos en medio de la incertidumbre política en el país.