Suministro de gasSuministro de gas

La compañía Yacimientos Petrolíferos Fiscales de Bolivia (YPFB) envió una carta a la empresa Integración Energética Argentina S.A. (IEASA) donde se indica que como consecuencia "de la creciente convulsión social que se está presentando en Bolivia", la empresa está "impedida de cumplir sus obligaciones" respecto de la provisión de gas rumbo a Argentina.

 

La misiva, remitida en las últimas horas, da cuenta que un grupo de personas tomó las instalaciones de Campo Carrasco y de las estaciones de bombeo cercanas desde donde se envía el suministro hacia la Argentina.

 

Bolivia entrega unos 11 millones de metros cúbicos de gas diarios, de acuerdo con el contrato firmado en 2006, lo que representa un 10% de la demanda local.

 

Noticias relacionadas

YPFB argumenta que se trata de un "evento fuera de su control" y es por eso que reclama la liberación del cumplimiento de sus obligaciones, tal como se establece en la cláusula 16 del acuerdo con nuestro país, donde se alude a eventualidades de "fuerza mayor/caso fortuito".
Gobierno argentino informó que podrá recurrir a las reservas de gas natural licuado almacenado en la terminal de Escobar, retomar las importaciones a través de Chile o incrementar la provisión doméstica desde el sur del país, ante la alternativa que se interrumpa el suministro de gas natural desde Bolivia, producto de la crisis social e institucional del vecino país.


La actual de importación de gas natural desde Bolivia es de 10,5 millones de metros cúbicos por día (mm3/d), los cuales brindan suministro a los clientes del norte argentino, en especial a distribuidoras y generación eléctrica, volumen acordado durante la renegociación llevada adelante en febrero que permitió reducir los 18 mm3/d del contrato inicial.