Alberto Fernández, presidente electoAlberto Fernández, presidente electo

El presidente electo, Alberto Fernández, aseguró esta noche que la transición en la Argentina se produce de una buena manera y reveló que se siente "cómodo hasta hablando con Mauricio Macri", el mandatario saliente.


"La política es el arte del diálogo. Me siento cómodo con todos hasta hablando con Macri. No nos parecemos en nada, pero tenemos un trato respetuoso", señaló Fernández.


Fernández elogió a Máximo Kirchner y deseó que "ojalá" sea el futuro presidente de la Argentina. "No es el vago de la Playstation que decían que era", opinó el presidente electo.


"Wado (De Pedro), Matías (Kulfas), Santiago (Cafiero), Cecilia (Todesca), Vilma (Ibarra) es importante en la parte legal. Con Máximo hablo mucho, con los gobernadores hablo mucho", enumeró el ganador en primera vuelta.


"Siempre dije, incluso en los años en que estuve distanciado de Cristina, que es un chico maravilloso. No era lo que contaban, no era el vago de la Playstation. Es un chico muy criterioso, muy razonable, es un chico moderado. Tengo la mejor opinión de él. Tiene que evolucionar más en política, pero por qué no podría ser presidente", expresó sobre Máximo.


El flamante jefe de estado sostuvo que su "objetivo es que la Argentina sea un gran país" y no que él "sea un gran presidente", al tiempo que exteriorizó su satisfacción por poder trabajar junto a Axel Kicillof, elegido gobernador de la provincia de Buenos Aires.

Noticias relacionadas


"Estoy contento porque voy a poder trabajar con Axel, siempre quise hacerlo y lamentaba no poder hacerlo", precisó en declaraciones formuladas al programa "Nada Personal", que se emite por Canal 9.


Respecto al protagonismo que Fernández adquirirá , luego de tener un perfil más bajo durante años anteriores, sobre todo en la gestión que lo tuvo como jefe de Gabinete del kirchnerismo, graficó: "Estudié toda la vida para hacer Hamlet".


Asimismo, sostuvo que el gobierno saliente "lo único que supo hacer fue ajustar" y agregó que "Macri termina su mandato con una inflación desmesurada".


"Hay que volver a prender las maquinas que estaban bajo las lonas", señaló Alberto en referencia a la reactivación de la industria, al tiempo que aclaró: "La maquinita la está usando Macri, pero la inflación no es problema de la maquinita".


El presidente electo indicó que en la Argentina "va a cambiar la lógica, dando prioridad a los que menos tienen" y añadió que tienen "que generar miles de puestos de trabajo".


"Todos los argentinos la tenemos difícil. La gente me pide que le consiga trabajo", reveló.


Por otra parte, dio detalles de la charla que tuvo con Macri a raíz de la crisis institucional que vive Bolivia y que provocó la salida forzada del país del mandatario nacional Evo Morales.
"Le dije que la vida de Evo corría peligro. Macri me dijo que veía como una dificultad traer a Evo a la Argentina y yo le dije que no me parecía así", detalló Alberto, quien agradeció al presidente paraguayo, Mario Abdo Benítez por colaborar en el traslado de Morales a México.


Además, se refirió a las relaciones con Brasil y aclaró: "No tengo que construir ningún tipo de vínculo con (Jair) Bolsonaro".


Sobre la liberación de Luiz Inácio Lula de Silva indicó: "Lo quiero mucho a Lula y estoy muy contento de que esté libre".


Asimismo, apuntó contra el senador y compañero de fórmula de Macri en las recientes elecciones, Miguel Ángel Pichetto, al remarcar que "se parece mucho a Bolsonaro y nunca se caracterizó por respetar los Derechos Humanos".


Por último, dio detalles del encuentro que tuvo con el economista y ex candidato presidencial de Compromiso Federal, Roberto Lavagna.


"Roberto es de las personas más inteligentes que he conocido en mi vida. Uno le presenta un problema y él trae tres soluciones. Me encantaría tener esa capacidad", concluyó.