Mauricio Macri y Jeanine Añez

Seis horas después de que Evo Morales iniciara su asilo en México con la promesa de mantenerse firme en la lucha política, su adversaria Jeanine Áñez se proclamó presidenta de Bolivia en una sesión legislativa sin quórum, en la que prometió tomar las medidas necesarias para "pacificar el país".


El presidente Mauricio Macri evitará, por el momento, reconocer a la senadora Áñez como presidenta interina de Bolivia tras la renuncia de Evo Morales, a diferencia de las manifestaciones públicas de funcionarios de Estados Unidos y Brasil.


La postura oficial del Gobierno se verá reflejada durante la sesión especial que se desarrollará durante la tarde de hoy en el Congreso, donde el oficialismo consensuó un discurso para las discusiones en Diputados y el Senado con referencias al “quiebre del orden institucional” y cuestionamientos a la falta de transparencia en las elecciones bolivianas.

 

Áñez, de la Unidad Demócrata, mencionó varios artículos de la Constitución y de los reglamentos parlamentarios que, a su parecer, forman el andamiaje jurídico que la habilita para asumir la jefatura del Estado.

 

Noticias relacionadas

Durante toda la jornada, los medios locales de prensa habían advertido que no podía haber sesión legislativa porque el partido de Morales -que controla dos tercios de las dos cámaras- no aceptó dar quórum.

 

Áñez era hasta ayer lavicepresidenta segunda del Senado, pero quedó primera en la línea de sucesión después de las renuncias de Morales, del vicepresidente Álvaro García Linera, y de las demás autoridades de las cámaras legislativas.