Invasión de ratas en la cordillera patagónicaInvasión de ratas en la cordillera patagónica

La invasión de roedores continúa preocupando en el sur de Neuquén. En ese marco, autoridades del Parque Nacional Nahuel Huapi decidieron cerrar el paso a algunos de los principales lagos y balnearios ubicados al Suroeste de la provincia.

 

El fenómeno ocurre cada 40 años aproximadamente y la preocupación crece debido a que una de las especies que forman parte de las "ratadas" es el colilargo transmisor del hantavirus.

 

Por la enfermedad, entre diciembre de 2018 y marzo de 2019 se registraron 11 muertes en el sur de nuestro país.

 

Noticias relacionadas

La aparición de los roedores comenzó en octubre cuando cientos de ellos aparecieron ahogados en los lagos Espejo, Correntoso y Nahuel Huapi.

 

Si bien los especialistas aún discuten las causas de la aparición, se despertó el alerta en el municipio de Villa La Angostura y alrededores.

 Hantavirus, ratas, ratones

Debido al fenómeno “se deben incrementar las medidas de prevención para evitar el contagio de enfermedades zoonóticas como el hantavirus, que es endémica de toda la región, con especial atención en la zona de floración masiva de la caña colihue al noroeste del Parque Nacional”, informó un comunicado del parque.

 

Los sectores afectados son: Lago Espejo, senderos Ultima Esperanza, Cascada Ñivinco, Correntoso Espejo, Totoral, Aguada del Burro, Rincón– Panguinal, Lagunas desde 7 lagos, Camino Viejo desde Correntoso a Cruce 7 Lagos.

 

Además, se recuerda a los visitantes, vecinos y pobladores “no consumir agua del lugar ni bañarse” en los lagos restringidos.

 

En tanto, en el paso fronterizo Cardenal Samoré, a 42 kilómetros de La Angostura, se intensificaron las acciones para el control. Los funcionarios del sector relataron que en las últimas semanas descubrieron que los roedores se habían comido los cables de una máquina de Vialidad Nacional ubicada en la montaña y de varios automóviles que permanecían secuestrados por Aduana.

Invasión de ratas en la cordillera patagónica	Invasión de ratas en la cordillera patagónica

Durante el pico de la plaga, julio y agosto, en el paso trasandino los funcionarios chilenos capturaban más de 1000 roedores diarios en trampas de agua provistas de una madera giratoria.

 

En tanto, en Cardenal Samoré la captura con un artilugio parecido no supera en estos días los 3 a 4 ejemplares diarios, detallan.

 

Por su parte, los chilenos también vienen fomentando el aumento de la población de búhos un depredador natural de los roedores.

 

Se estima que son 90 mil las hectáreas irradiadas y que el número de roedores supera en algunos casos el 1,5 millón por cada 1000 hectáreas.

Invasión de ratas en la cordillera patagónica

“Estamos ante una etapa muy avanzada de la floración, por lo que ha disminuido el alimento. También se detectaron una menor cantidad de ejemplares preñados. Esto ocurre en el norte del parque”, Aseguró, Diego Canestracci, Intendente del Parque Nacional Nahuel Huapi al medio Clarín.

 

“Es lógico que el personal del Paso Samoré y la gente de las cercanías se inquieten por la presencia de roedores. Diariamente se cruzan por el sector y aparecen en las trampas. En la noche el número aumenta porque son animales de actividad nocturna. Como medida de prevención despejamos las instalaciones de todo material almacenado, las maderas, la basura. Mantuvimos unas cinco charlas con personal especializado de Neuquén y clorificamos semanalmente el agua y tenemos barbijos”, indicó por su parte, Eduardo Trombert, Coordinador de Centros de Frontera Pino Hachado y Cardenal Samoré al mismo medio.

 

“No aislamos todo el perímetro con planchas de metal, que era otra recomendación que nos hicieron, porque esto es inmenso y era muy difícil de cumplir”, añadió.

 

“No podemos decir si estamos ante el final de la ratada que se vio en Chile sobretodo o estamos por recibir una similar. Originalmente se esperaba para agosto o septiembre pero las nevadas las detuvieron. Estamos expectantes. Por supuesto si hay una invasión, yo recomendaría el cierre temporal para no exponer a la gente”, finalizó.

 

“Desde el Centro de Ecología Aplicada de Neuquén (CEAN) nos informan que se atraparon ejemplares muy gordos y se detectó canibalismo, es decir, que ante la falta de alimento se comen unos a otros, son señales de que el fenómeno está declinando”, señaló a Clarín Eduardo Herrero, coordinador de Salud Ambiental dependiente del ministerio de Salud de Río Negro. “La gente que viene a Bariloche no tiene que estar asustada. Los roedores no suelen viajar cómo máximo más allá de los 10 kilómetros de donde se alimentan. Esto ocurre en la zona norte del parque a unos 60 kilómetros de aquí”, explicaron desde Gendarmería Nacional.

 

Un estudio del CEAN y el CONICET refleja que un porcentaje muy bajo de los ejemplares presentan anticuerpos contra el hantavirus: “Durante el primer ciclo de muestreo, de 47 roedores analizados solo 1 colilargo presentó anticuerpos contra hantavirus; en el segundo ciclo, de 205 roedores analizados solo 2 colilargos y 2 pelilargos presentaron anticuerpos contra hantavirus. En todos los casos se trataron de individuos capturados en ambientes silvestres y en todos los casos el porcentaje de seroprevalencia está dentro del rango de lo reportado normalmente”, explica el informe.

 

El aumento brutal de roedores se vincula con la floración de la caña colihue. Su abundancia incide sobre población. El fenómeno ocurre cada 40 años aproximadamente. El próximo 3 de diciembre se cumplirá un año de la primera víctima fatal del hantavirus en Epuyen, una adolescente de 14 años.