Pobreza, UCA, estadísticas

Por la crisis económica que llevó a un ajuste y recesión, la clase media porteña descendió en sus cifras para pasar a ser frágiles, vulnerables, pobres o indigentes.


Los datos se desprenden de la Dirección de Estadística y Censos de la Ciudad de Buenos Aires que evaluaron las cifras del segundo trimestre. En cuatro años, la clase media tuvo una disminución del 52,8% al 46,4% de los 3.064.000 que conforman la población de la Ciudad.


Si en esas cifras agregamos a sectores de otras escalas sociales, el descenso es más fuerte ya que pasa del 64,6% al 55,5% de la población. De 1.967.000 personas en el segundo trimestre de 2015, sumaron 1.700.000 en igual período de 2019: un retroceso de 267.000 personas.


En otras palabras, una parte de la población pasó a entrar en la zona en “situación vulnerable” y clase media frágil, así definida porque “ante una eventual disminución del poder adquisitivo de los ingresos familiares, por ejemplo, por la suba de precios por encima de sus ingresos, o ante la pérdida del empleo o de ingreso de alguno de sus miembros, tienen una probabilidad alta de caer en los estratos más bajos”.

Noticias relacionadas

 

EN CIFRAS

 

  • Pobres aumentaron en 178.000 personas (de 501.000 a 679.000)
  • “Vulnerables” aumentaron de 281.000 a 374.000 (+ 93.000)
  • Sector medio frágil pasó de 299.000 a 315.000 (+16.000)

 

Para llegar a esta conclusión estadística, se utilizó el ingreso per cápita del hogar en relación a las canastas de consumo, que también se utiliza para medir la indigencia y la pobreza.

 

Para pertenecer a la clase media, el hogar debe poder solventar entre 1,25 y 4 veces la canasta de consumo de la Ciudad valuada para una familia tipo, en septiembre pasado, en $ 43.471 y tener un consumo entre $ 54.338 y 173.884 pesos.

 

De este modo, se compara el ingreso per cápita de los hogares con líneas ajustadas al perfil sociodemográfico de las personas y familias y a los consumos propios de los habitantes de la Ciudad, según la metodología oficial.

 

En comparación con 2015, el porcentaje de pobres en 4 años subió del 16,4 al 22,1% en el segundo trimestre de 2019. Es el nivel más alto de indigentes y pobres de todo el período. Los “vulnerables” aumentaron del 9,2 al 12,2% y la clase media frágil aumentó del 9,8 al 10,3%.

 

Los datos de Dirección porteña señalaron que hay 679.000 habitantes capitalinos que son pobres, el 22,1% de las 3.068.000 personas que viven en la Ciudad. El 6,2% son indigentes (190.000 personas) cuando hace un año, en 2018, los pobres sumaban 565.000, de los cuales 173.000 eran indigentes.