Emilio Monzó, política, NAEmilio Monzó, Cámara de Diputados, NA

La totalidad de los diputados nacionales, pertenecientes a todo el espectro político, se levantó este miércoles de las bancas para aplaudir al titular de la Cámara baja, Emilio Monzó, quien preside su última sesión antes de despedirse de la actividad legislativa.

 

Ante ese episodio espontáneo, que ocurrió luego de un homenaje de la diputada de Consenso Federal Graciela Camaño, Monzó no pudo contener la emoción y se quebró.

 

En su intervención al inicio de la sesión especial, Camaño definió al oriundo de Carlos Tejedor como un "hombre de consensos", que "reivindicó la política" desde una fuerza partidaria que "no lo supo interpretar".

 

Noticias relacionadas

"Usted ha sido un gran presidente y en su reivindicar de la política en una fuerza que no lo supo interpretar, se inmoló", enfatizó la ex diputada massista.

 

Luego de Camaño, que logró conmover hasta las lágrimas a Monzó, se fueron sumando al homenaje referentes de otras bancadas.

El presidente del interbloque Cambiemos, Mario Negri, señaló que Monzó "pudo interpretar y llevar con equilibrio los debates llenos de pasión en esta cámara".

 

A su turno, el jefe del interbloque Argentina Federal, Pablo Kosiner, lo reconoció como "una persona de palabra y de valores" y destacó que "este país se podría haber ahorrado momentos difíciles si el diálogo que Monzó pregonaba hubiera sido más escuchado".

 

Por su parte, el jefe del bloque del Frente para la Victoria, Agustín Rossi, destacó que el presidente de la Cámara de Diputados "generó el mejor clima que se podía generar" para "encontrar un cauce" institucional a los debates.

 

En ese marco, Rossi había dicho el martes en declaraciones a Canal 26 que la jefatura del bloque K a partir del 10 de diciembre quedaría en manos de Máximo Kirchner. “No tengo dudas de que va a ser un excelente presidente de bloque”, oficializó. 

 

Massot por su parte, fue uno de los primeros en ingresar al recinto en su vuelta a las sesiones tras el viaje de estudios que hizo por la Universidad de Yale y se abrazó con casi todos los diputados de su bloque. Además tuvo una larga charla con Graciela Camaño y un grupo de legisladores de la oposición minutos antes del inicio del debate de este miércoles, uno de los últimos de la era Cambiemos.

 

Hay pedida por el oficialismo una sesión especial para este jueves, para tratar el proyecto de “Ficha Limpia”. Y otra convocada para el miércoles próximo, para el tratamiento de proyectos vinculados con la ecología.

 

El regreso de Massot al país –se había ido con profundas diferencias con la conducción política del Gobierno, en especial con el jefe de ministros, Marcos Peña– fue una de las particularidades del debate de hoy en el recinto en el que los diputados buscarán darle media sanción al proyecto de ley de Góndolas y al de Alquileres, que buscan aliviar la situación de la clase media.

 

En el marco de los reconocimientos a Monzó, la diputada del Movimiento Evita Araceli Ferreyra rescató "su valentía porque desde ese lugar de visibilidad hizo críticas a su propio espacio político, lo cual no es usual".

 

Victoria Donda (Somos) sostuvo que en medio de la "revolución feminista", que logró la media sanción de la ley del aborto y la ley de paridad de género, Monzó va a "pasar a la historia como el presidente más deconstruido".

 

"No sé si el más feminista, pero sí el más deconstruido", resaltó la diputada del Frente de Todos en relación al cambio de pensamiento de Monzó en torno a la legalización del aborto.

 

Por último, la diputada del PRO Silvia Lospennato, una de las protegidas políticas de Monzó, dijo que el "respeto que se ha ganado" el presidente de la Cámara baja de parte de todos es "la mayor medalla y triunfo que va a tener a lo largo de su carrera política".

 

"Nos honró desde esa presidencia, y a mí desde hace muchos años me honra como un padre político y como un gran amigo", remató, visiblemente emocionada.