Mauricio Macri en el debate de candidatos a presidente 2019, REUTERS

Tras idas y vueltas, el presidente Mauricio Macri decidió no derogar protocolo para el aborto no punible y sostendrá a Adolfo Rubinstein como secretario de Salud de la Nación.


El miércoles, por orden suya, la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, emitiría una resolución que revocaría la actualización del protocolo de aborto no punible que la Secretaría de Salud había publicado por la mañana en el Boletín Oficial, en medio de una polémica con Adolfo Rubinstein, a quien sectores del oficialismo le pidieron la renuncia.


La decisión de Macri de dar marcha atrás con la medida abrió una grieta dentro de Juntos por el Cambio, ya que algunos dirigentes como Martín Lousteau criticaron la medida de retrotraer la actualización del protocolo, mientras que Ernesto Sanz defendió a Rubinstein.


La Secretaría de Salud había publicado este miércoles la actualización del "Protocolo para la atención integral de las personas con derecho a la interrupción legal del embarazo", el cual regía desde 2015, y que se lleva a cabo en los dos casos en que el aborto puede ser practicado de manera legal hasta el momento: cuando se solicite la práctica para evitar un peligro para la vida o la salud de la mujer embarazada o cuando el embarazo sea producto de una violación.


Uno de los cambios más sustanciales era que la objeción de conciencia no podía impedir que un hospital o centro de salud realizara la interrupción del embarazo.