Germán Garavano, ministro de Justicia, RADIO LATINA

Luego de la polémica que comenzó ayer, Mauricio Macri decidió no derogar el protocolo nacional para el aborto no punible y de esta forma sostendrá a Adolfo Rubinstein como secretario de Salud de la Nación.


El miércoles la Secretaría de Salud publicó en el Boletín Oficial la actualización del protocolo de aborto no punible, una iniciativa que generó criticas internas y un temblor que colocó en la mira a Rubinstein.


Al respecto, el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Germán Garavano habló con RADIO LATINA y dio su punto de vista de lo que sucedió.


"Ni el presidente ni la ministra Stanley estaban al tanto de la resolución dictada por Rubinstein al momento de su publicación", comenzó.


"Hay circunstancias previstas en las que el aborto es no punible. Lamentablemente, la ley vinculada a la interrupción del embarazo no es del todo clara. No se especifican los mecanismos y requisitos para llevar a cabo un aborto no punible", expresó.


Sobre la resolución que publicó el secretario de salud, confesó que "No lo analicé" y se enteró "por medio de la prensa". 

Noticias relacionadas


"Para que el aborto sea no punible como producto de una violación, es importante que exista la denuncia del delito. Los tiempos de la Justicia son muy lentos para los tiempos del embarazo. El nuevo Código Penal ya está vigente en algunas provincias", aclaró. 


"El nuevo Código Penal es más eficiente para el combate al narcotráfico", cerró al respecto del nuevo Código Penal.

 

La resolución renovaba el protocolo de 2015 y remarcaba que el aborto no es delito en la Argentina cuando existen motivos de salud ni cuando el embarazo es producto de una violación. El texto aclaraba que la voluntad de la víctima debe primar sobre las decisiones de los padres o el personal de salud de un hospital.