Paula Sánchez Frega y Patricio Pioli

El juicio a un tatuador acusado de difundir material sexual íntimo de su ex pareja comenzó el jueves a la tarde en la provincia de La Rioja en lo que será un debate que sentará jurisprudencia nacional con respecto al delito conocido como "pornovenganza".

 

Se trata de Patricio Pioli, de 36 años, quien está acusado de divulgar fotos y videos íntimos que su ex pareja le envió cuando eran novios, y está siendo juzgado por los delitos de "coacción y lesiones leves agravadas", ya que los delitos informáticos conocidos como "sextorsión" y "pornovenganza" no constituían un delito al momento de la denuncia.


Pioli está siendo juzgado por la Cámara Tercera en lo Criminal y Correccional de la Primera Circunscripción Judicial de La Rioja, tras la investigación que se realizó por la causa iniciada por Paula Sánchez Frega, de 28 años, quien era su novia y que denunció haber sido víctima de pornovenganza.


El acusado, según trascendió en la prensa local, utilizó como modo de amenaza la viralización de fotografías de la intimidad que se tomó la joven cuando eran una pareja.


Si bien las imágenes fueron tomadas bajo el consentimiento de la joven, todo lo que sucedió después, cuando Pioli las envió a su grupo de amigos, no.

Noticias relacionadas


La relación entre ellos se fue tornando más violenta y ella tomó la decisión de separarse. Su ex parecía estar de acuerdo pero relató que a los 5' regresó al hogar.


"Me ahorcó, me tiró agua helada y me encerró en la pieza. Se fue recién después de cuatro horas. Ya lo que me quedaba era que esta persona me mate", señaló la mujer en su declaración ante el tribunal, según replicó el portal Nueva Rioja.


La causa se inició en junio de 2017 y se convirtió en un "caso testigo" para la creación de un delito punible que se incorporará en la reforma del Código Penal Argentino, a partir de 2020.
El debate comenzó este jueves pasadas las 17:30 y se espera que tras cinco audiencias se dicte la sentencia, lo que sería a mitad de diciembre.


La pornovenganza es la difusión no consentida de imágenes o videos íntimos en las redes sociales y cualquier tipo de medio social donde se comparte información, y el Código Penal lo considera por ahora un tipo de extorsión.


Trascendió que si Pioli es condenado, podría enfrentar penas que van desde los dos a los seis años de prisión.