River Plate, Marcelo Gallardo, REUTERSMarcelo Gallardo durante final de Copa Libertadores, REUTERS

Noticias relacionadas

 

River no pudo lograr el bicampeonato de Copa Libertadores, cayó 2-1 ante Flamengo en un partido que tenía controlado y se le escapó en los últimos minutos. Marcelo Gallardo, su técnico, realizó una conmovedora charla en vestuario destrozado. Cuentan que el técnico tenía la voz resquebrajado.


Los jugadores no podían hablar entre ellos, recién pudieron hacerlo al llegar al Swisshotel para la cena. Allí los que tomaron la palabra para intentar levantar el ánimo del resto fueron especialmente Leonardo Ponzio y Javier Pinola, los capitanes del equipo.

 

“Devastado”, fue la palabra que más usaron los futbolistas al hablar por WhatsApp con sus seres queridos, la mayoría de los cuales estuvieron en el Monumental de Lima.


“Ahora no hay nada que nos pueda consolar, pero quiero que sepan que me siento orgulloso de ustedes. Hicieron un gran partido y dejaron todo en la cancha. Esto es fútbol y puede pasar lo que ocurrió, pero me siento absolutamente representado por todos ustedes”, les dijo el Muñeco.

 

“Habrá que masticar la bronca y seguir. Nos levantamos de varias y esta no será la excepción. Pero insisto en que estoy orgulloso de ustedes. Orgulloso”, enfatizó el entrenador.


Luego de la final, la mayoría de los futbolistas regresaron al hotel con los ojos vidriosos. Martínez Quarta, Javier Pinola, Gonzalo Montiel, Exequiel Palacios, Enzo Pérez y Lucas Pratto. “Pratto no podía parar de llorar después de la cena. Fue muy feo ver así a un compañero que siempre está tirando para adelante”, comentó uno de sus compañeros.


Más de ocho mil hinchas se reunieron el domingo para manifestar su apoyo y agradecimiento al plantel de River, en su regreso al estadio "Monumental" con la tristeza latente por la increíble derrota frente a Flamengo en la final de la Copa Libertadores.

 

En una autoconvocatoria que surgió a través de las redes sociales, los hinchas se dieron cita en el puente Ángel Labruna y llenaron la avenida Udaondo para recibir el micro que trasladó a la delegación "millonaria" desde el Aeroparque Jorge Newbery, donde finalmente arribó el vuelo privado que los trajo desde Lima.


Ahora Gallardo apuntará a los últimos compromisos del año y en especial la final de Copa Argentina ante Central Córdoba, de ganarla clasificará a la Copa Libertadores (el viernes 13 de diciembre a las 21.10, en Mendoza) y frente a Newell’s (el próximo sábado a las 21.45) y San Lorenzo (el domingo 8 de diciembre a las 21.45) por la Superliga.