Hotel Bauen, Canal 26

Un grupo de trabajadores del Hotel Bauen realiza una vigilia en la puerta del edificio a la espera de la orden de desalojo prevista para este lunes.


Una decena de empleados se encuentra desde la noche del domingo en la entrada del lugar, ubicado sobre la avenida Callao al 360, en el barrio porteño de Balvanera.

Noticias relacionadas

 

"Todo se desencadenó a mitad de noviembre, veníamos de una serie de clausuras parciales por temas como el plan de evacuación y otras cuestiones que fuimos arreglando y en esta última inspección la orden de la Fiscalía indicó cerrar todo y poner una consigna policial", relató Tonarelli.

 

Los trabajadores sostienen que esta medida es para presionarlos en las negociaciones que llevan adelante contrarreloj debido al fallo que determinó que el 2 de diciembre próximo deben dejar el lugar.

 

"Todo esto se empalma con la hipótesis de que el 2 de diciembre tenemos que dejar el edificio, y creemos que buscan llevarnos a una posición debilitada", señaló el directivo.

 

Y agregó: "Creen que debilitarnos económicamente, entorpecernos la tarea nos obligaría a negociar".

Sin embargo, aclaró que "si bien la sentencia de desalojo data de 2007, en todos estos años la cooperativa mostró una fortaleza y una legitimidad que ha hecho imposible llevar a cabo esa medida".

 

"Llegamos a lograr que se vote en el Congreso, en 2016, la ley de declaración de Utilidad Pública, que el presidente Mauricio Macri después vetó", agregó.

 


En ese sentido, Tonarelli contó que durante el fin de semana pasado se iba a desarrollar en el Hotel Bauen la BsAs Tatto Expo, la primera convención internacional de tatuajes, pero debido a la clausura tuvo que suspenderse.

 

"La cooperativa perdió alrededor 500 mil pesos el sábado", afirmó Tonarelli a Radio Gráfica y agregó: "están jugando a fondo, sabemos a lo que nos enfrentamos con este tipo de cuestiones".

 

En el 2016, el Congreso aprobó la ley de expropiación del inmueble como un intento de resolver el problema de fondo, pero el presidente Mauricio Macri la veto en los últimos días de diciembre y el tribunal, a cargo de Carla Cavaliere, volvió a ordenar su desalojo.


El hotel Bauen cuenta con 222 habitaciones, ocho salones para reuniones y un teatro de 400 butacas. Desde su recuperación, el edificio se convirtió en sede de actividades políticas y culturales, principalmente organizadas por agrupaciones de izquierda.