Alberto Fernández y Juan Schiaretti, Elecciones 2019, NAFernández y Schiaretti, fría reunión. NA

El 10 de diciembre, Alberto Fernández asumirá la presidencia de la Argentina y aún, la tensión entre el kirchnerismo y el PJ cordobés está más marcada por estos días. Fue hace seis años, cuando una huelga policial alimentó esa grieta y la cuestión parece aún sin resolución.

 

En medio de esto, Alberto opinó que los cordobeses “no creen en el peronismo” y hasta se animó a relativizar la condición de peronista del gobernador Juan Schiaretti: “El peronismo que gobierna la provincia se identifica con algo que llaman el cordobesismo, que oculta mucho su condición peronista”. Así lo manifestó en declaraciones en C5N, el martes por la noche.

 

Lejos de responder, el Gobierno de Córdoba evitó la polémica con el sucesor del presidente Mauricio Macri.

 

Noticias relacionadas

Sin embargo, el gobernador expresó su defensa al campo, sin mencionar directamente a Alberto, en un encuentro con productores agropecuarios: "El campo es la economía regional cordobesa y por eso, para Córdoba, siempre es necesario defender nuestra economía regional. Defender el campo. Cuidar el campo es cuidar nuestra economía".

 

Fuentes cercanas a Fernández, según constataron desde La Voz, aseguran que esta posición del gobernador molesta al presidente electo, ya que junto a su equipo económico, estaría analizando un incremento de las retenciones agropecuarias.

 

Y dicen, además, que el gobernador cordobés quiere quedar bien con el electorado del interior provincial pero deberá recurrir a la Casa Rosada para financiar el déficit de la Caja de Jubilaciones de Córdoba y para “patear” para adelante los vencimientos de la abultada deuda provincial (más del 95% está en dólares).

 

Ante este panorama, Schiaretti ordenó a todo su equipo provincial que no respondieran a los dichos de Fernández. Y tal como suele manejarse, quiere llevar su diálogo directamente con el presidente de turno. Antes, lo había hecho con Mauricio Macri y Cristina Fernández de Kirchner. 

 

Schiaretti dice que tendrá una “muy buena” relación institucional con el próximo Gobierno nacional, e incluso en un gesto de cercanía, reasumirá su mandato el martes próximo a las 20, después del acto que tendrá todas las miradas: estará presente en el Congreso nacional para presenciar la jura de Alberto Fernández como presidente de la Nación.

 

Pero, los primeros roces ya se ven venir. Carlos Gutiérrez, el titular del bloque Córdoba Federal en la Cámara de Diputados, manifestó que los diputados del PJ cordobés acompañarán las iniciativas del Poder Ejecutivo, “siempre y cuando, no perjudiquen a Córdoba”, aclaró el legislador de Río Cuarto.

 

Mientras que desde el entorno del presidente electo buscaron minimizar los dichos de Alberto diciendo un funcionario nacional a La Voz: "No sé por qué tanto barullo”. Hasta se dijo en Córdoba que el presidente electo había llamado al gobernador para “tranquilizar las aguas”. Pero no fue confirmado por el Centro Cívico.

 

En Buenos Aires, la cuestión parece no tomar tanto revuelo. Alguien con un cargo importante en el gobierno que viene dijo: “No hay ninguna posibilidad de que Alberto haya llamado al gobernador de Córdoba”.

 

¿Qué dijo Alberto Fernández en la televisión? Apuntó a dos de las principales preocupaciones de Schiaretti, respecto a la relación con la futura gestión albertista: el rojo de la Caja de Jubilaciones y el endeudamiento externo.

 

Se sabe sobre la negociación con la Caja de Jubilaciones, días pasados, fuentes oficiales de la Provincia remarcaron que los aportes de la Nación para Córdoba y para el resto de las provincias “no son un favor” sino acuerdos de financiamientos de los sistemas previsionales provinciales que figuran en una ley aprobada por el Congreso nacional.

 

En cuanto al endeudamiento externo, los funcionarios schiarettistas insisten en que no es un problema “grave”. Las mayores dificultades por los vencimientos serán en el año 2021, cuando esperan que el Gobierno nacional ya haya resuelto la difícil negociación que se avecina con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

 

Pero la tensión está y las palabras de Alberto Fernández no pasaron inadvertidos en el Centro Cívico. Lejos de mostrarse confrontativo, Schiaretti sigue la misma estrategia de siempre: el diálogo.

 

Al respecto de las palabras del presidente electo, el historiador Daniel Gattás dijo a La Voz que “la opinión de Alberto Fernández no es otra cosa que una descripción de una realidad histórica. El peronismo en su vertiente pura siempre ha tenido dificultades para consolidarse en Córdoba, desde su propio nacimiento”.

 

Y destacó que “a partir de que la alianza encabezada por el PJ llegó al poder en 1999, el hecho se fue agudizado por los discursos de De la Sota y Schiaretti, que debido a la conflictiva relación que mantuvieron con los Kirchner, idearon inteligentemente una estrategia de un peronismo ‘acordobesado’ y con impronta singular, lo que les dio resultado”.

 

La estrategia de Schiaretti y de De la Sota dio resultados, repasando la historia, ya que con ellos, el PJ ha gobernado más que la UCR. Desde 1946, año en el que Juan Domingo Perón se consagró como presidente por primera vez, el PJ tuvo seis gobernadores elegidos en las urnas: Juan San Martín, Atilio Antinucci, Raúl Lucini, Ricardo Obregón Cano, José Manuel de la Sota y Juan Schiaretti.

 

LA HISTORIA POLÍTICA DE CÓRDOBA

Schiaretti con su período actual sumó incluso 8.500 días, lo que equivale a unos 23 años. Y con su nuevo gobierno de 4 años, la cifra crecerá a 9.962 días y llegarán a ser 27 años de PJ en dicha provincia.

 

Mientras que el radicalismo tuvo a Argentino Auchter, Arturo Zanichelli, Justo Páez Molina, Eduardo Angeloz y Ramón Mestre. Cinco gobernadores que sumaron 7.851 días, cerca de 22 años.

 

El resto de los gobiernos fueron intervenciones federales o de facto, que manejaron la provincia por unos 10.512 días, casi 29 años.

 

Lo más llamativo de la historia política de los cordobeses es que Auchter, elegido en 1946, era un radical que acordó con el Partido Laborista (que tenía a Perón como candidato en la Nación). Mientras que Zanichelli, que venía del “frondizismo”, en la UCR se vio beneficiado por votos del PJ. La historia habla por sí sola.